La Oficina Anticorrupción (OA) advirtió que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, “debió actuar de forma prudente y no consentir la contratación” de la empleada doméstica de su familia, Sandra Heredia, en la delegación San Fernando del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

Así se señaló en una resolución del pasado 25 de abril, difundida hoy, elaborada por la secretaría de ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción del organismo que encabeza Laura Alonso.

Según el texto, la OA resolvió “hacer saber al ministro” Triaca, “que debió actuar en forma prudente y no consentir la contratación de Sandra Heredia en el SOMU transmitiendo al entonces Interventor su oposición en atención a las implicancias del caso”, dispuestas en el artículo 9 del Código de ética en la Función Pública, Decreto 41/99.

La resolución también indica que el ministro “en lo sucesivo, deberá evitar la adopción de decisiones que pongan en riesgo la imagen que debe tener la sociedad respecto de la función pública, generando dudas sobre su integridad o la de su jurisdicción”.

“El caso ha sido analizado administrativamente a la luz de la Ley y el Código de ética Pública del Poder Ejecutivo Nacional”, explicó hoy Laura Alonso en su cuenta de Twitter y aclaró que la OA “no tiene atribuciones legales para sancionar a funcionarios políticos y, en el caso de empleados, puede solicitar el inicio de un sumario administrativo”.

Además de a Triaca, la resolución fue notificada al presidente Mauricio Macri y al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y se ordenó su publicación en la página web de la OA.

La polémica surgió en enero de este año cuando se conoció que Heredia, que trabajaba como casera en la quinta bonaerense de Boulogne de la familia Triaca, había sido designada por el ministro en la sede de San Fernando de la intervención del sindicato de marítimos.

Dejar una respuesta