El cierre prácticamente estable del dólar, sin que el Banco Central tenga que intervenir con ventas fue lo que llevó tranquilidad al Gobierno y los motivó a descartar tomar nuevas medidas, al menos en el corto plazo. El único dato que encendió las luces amarillas en la reunión fue la inflación esperada para este mes, que si bien será más baja que la de abril, va a ser mayor a la prevista inicialmente.

La reunión fue convocada durante el mismo día de ayer y comenzó puntual, a las cinco de la tarde, en el Salón de los Científicos, Con el presidente Mauricio Macri a la cabeza, estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los coordinadores del área económica, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui; los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Finanzas, Luis Caputo; de Energía, Juan José Aranguren y de Producción, Francisco Cabrera, además del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, en un encuentro que duró poco más de una hora y media.

El titular del organismo monetario fue el encargado de dar un cuadro de situación sobre cómo reaccionó el mercado de cambios a las medidas tomadas el viernes y detalló las operaciones que realizó la mesa de dinero de la entidad, que si bien no intervino en dólar participó activamente del mercado secundario de Lebac para llevar la tasa de corto plazo al 38%.

“Estamos satisfechos de cómo reaccionó el mercado”, destacaron fuentes del Ministerio de Hacienda tras la reunión. Exactamente del mismo modo se refirieron en el Banco Central, que previo al encuentro en la Rosada, ya habían comentado que hubo “mucha satisfacción” por cómo se comportó el mercado de cambios, y a la misma palabra recurrieron desde la Casa Rosada para comentar el tono de la reunión.

Ese optimismo es lo que los llevó a descartar tomar nuevas medidas en el corto plazo para contener al tipo de cambio, aunque desde Hacienda destacaron que van “a seguir muy de cerca el tema”.

Con la demanda de dólar mucho más contenida, la preocupación de los funcionarios pasó por el traspaso a precios de la devaluación y la mayor previsión de inflación para este mes. De hecho, aseguraron que el IPC de mayo será mayor al esperado, aunque no tan alto como el de mayo. El ministro Dujovne había adelantado el domingo que espera que la inflación mensual se ubique apenas por debajo del 2%.

Según fuentes de la Rosada, también se habló sobre el tema de las tarifas y del aumento contenido a las naftas, algo que minutos más tarde trató el ministro Aranguren con las principales petroleras (ver aparte).

El dato que inquieta al BCRA es la inflación núcleo de abril, que según sus estimaciones no mostraría el sendero de baja que están buscando. Recién en una semana el Indec dará a conocer el dato, que de todos modos no registrará por completo el impacto de la suba del dólar porque se dio en las últimas ruedas.

Dejar una respuesta