Un mes cumplió ayer alojado en la sede de la Policía Federal de Curitiba Luiz Inácio Lula da Silva quien, a pesar de todo, no se resigna: “Soy candidatísimo a la presidencia”.

Mientras miles de sus seguidores participaron ayer de actos para reclamar su liberación, el ex jefe de Estado aseguró que se presentará en las elecciones de octubre próximo.

Así lo reveló el ex sacerdote y teólogo de la liberación, Leonardo Boff, quien visitó a Lula en el lugar en el que cumple la condena a 12 años y un mes por corrupción. “Encontré un viejo amigo y recordamos muchas cosas. Lula está bien, con entusiasmo y vigor pese a vivir una detención”, contó y reveló la frase que le dijo el líder del Partido de los Trabajadores: “Soy candidatísimo, renunciaré a serlo el día en el que el juez Sergio Moro me presente una prueba por la cual fui condenado”.

Además, según contó Boff, Lula está decidido a “gobernar para los más pobres, para transformar la miseria y el hambre en participación ciudadana”. “Él dijo que hará todo lo bueno de su anterior gestión” y que tendrá “el norte puesto en gobernar para los excluidos”, siguió el ex sacerdote, quien concluyó: “Lula me dijo: Nunca le di nada a nadie ni recibí nada de nadie. Soy un sobreviviente, si no morí de hambre a los cinco años, puedo resistir, con el apoyo de la gente que se manifiesta en Curitiba”. La última palabra, la tendrá la Justicia.

Además de su prisión para cumplir esa condena de 12 años por corrupción y lavado de dinero y de los otros seis procesos penales que enfrenta, la candidatura de Lula está amenazada por una ley que inhabilita electoralmente a condenados en segunda instancia.

Pese a esa inhabilitación, el Partido de los Trabajadores (PT), la formación que Lula fundó y lidera, ha dicho que inscribirá su candidatura presidencial en agosto próximo.

La formación pretende presentar recursos ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) y ante el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte, para que se le permita disputar el pleito incluso condenado en segunda instancia, es decir, inhabilitado.

Boff dio a entender que Lula no considera eso un obstáculo y dijo que le pidió decir que es candidato y que, de vencer las elecciones, repetirá “las políticas para favorecer a los más pobres (de sus dos mandatos)” y las convertirá “en políticas de Estado”.

Según el teólogo, el ex mandatario, pese a estar aislado en una celda en la que sólo conversa con la persona que le lleva los alimentos, está muy bien, con “entusiasmo y vigor”, y ha tenido tiempo para leer y reflexionar mucho.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here