La inflación núcleo se habría acelerado fuertemente por efecto de la devaluación del último mes: el indicador de la aceleración de precios más relevante para el Banco Central sería de 3% en mayo, de acuerdo a estimaciones privadas.

Un duro golpe para las proyecciones inflacionarias oficiales, que para esta altura del año estimaba un ritmo de suba de precios mucho menor, previo a la corrida cambiaria que depreció el peso casi un 25%. Las consultoras, incluso, ya consideran difícil que la inflación de 2018 termine siendo menor a la del año pasado.

Elypsis dio a cononcer su proyección preliminar de mayo, en el que estimó un IPC general de 2,8% (acelera levemente respecto al 2,7% de abril), pero con un índice core, que excluye precios regulados y estacionales, que repuntó fuertemente hasta 3%. “Básicamente lo que se observa es el impacto en la suba del tipo de cambio, pensábamos que a esta altura del año la inflación iba a tener un respiro por no tener subas de precios regulados pero la devalución cambió todo”, explicó a este diario el economista jefe de Elypsis, Gabriel Zelpo. En el mismo sentido, Juan Luis Bour, de la Fundación FIEL, explicó que “el efecto de la suba del dólar se comenzó a notar desde la segunda semana de mayo”, por lo que el impacto estaría “repartido” entre ese mes, junio y julio. Para el mes que comienza hoy, por último, la estimación preliminar es de 2,5%.

Para FIEL el IPC núcleo no sería tan elevado como estimó Elypsis (2%), porcentaje similar para el indicador general. “Habrá que promediar las cuatro semanas, porque por ejemplo si la inflación termina cerca de 2,5% es porque la última semana fue de 3%”, explicó. En la segunda semana de mayo, siguió, se vio una inflación núcleo que alcanzó hasta 0,8%. La suba de precios de mayo, además, estuvo más contenida por dos motivos, el hecho de quye un aumento programado como el de los boletos de subte fuese aplazado, y el impacto positivo de las modificaciones impositivas de las tarifas, explicó Bour. FIEL había calculado que sólo en la segunda semana de mayo se había registrado una inflación núcleo que alcanzaba el 0,8%.

La consultora EcoGo calculaba preliminarmente una suba de precios núcleo de 2%. “La tasa de interés en 40% que puso el Banco Central modera en parte el traslado a precios de la devaluación, a costa de enfriar el canal del crédito e incentivar un desarme de inventario de las empresas”, comentó Federico Furiase.

La inflación acumulada en lo que va del año, en el caso de que el IPC de mayo fuera de 2,8% como prevé Elypsis, alcanzaría 12,4%. “A esta altura va a ser difícil que la inflación de 2018 sea inferior a la del año pasado. Recién en agosto podríamos tener un ritmo de suba de precios menor a 2%”, concluyó Zelpo. Otras consultoras también hacen cálculos similares: Ecolatina prevé 26,4% como inflación anual, Abeceb 27% y C&T Asesores proyectó 26%. Todas esas proyecciones superan el 24,8% que marcó 2017.

Una aceleración del índice núcleo como el que plantea Elypsis será un sacudón para la senda de desinflación planteada por el BCRA. El presidente de la entidad monetaria, Federico Sturzenegger, había asegurado hace dos semanas que la inflación de mayo “va a venir bastante por debajo de la de abril con mucha ayuda de los precios regulados, cuyo proceso de ajuste terminó”. “Es cierto que la inflación núcleo en los últimos meses ha estado por arriba y justamente por eso nuestra reacción es endurecer la política monetaria para retomar el camino”.

via Baenegocios.com

Dejar una respuesta