En una jornada que quedará marcada en la historia de España, el conservador Mariano Rajoy fue destituido a través de una moción de censura en el Parlamento, por lo que el líder socialista Pedro Sánchez se convirtió en el nuevo presidente del gobierno de España.

Con el apoyo de una mayoría que le augura un mandato muy complicado, Sánchez reunió el apoyo de una mayoría de diputados (180 de 350) a su moción de censura, promovida después de que la justicia condenara al Partido Popular (PP) de Rajoy en un sonado caso de corrupción.

El rey Felipe VI firmará, en principio este viernes por la tarde, el nombramiento de Sánchez, que podría jurar o prometer su cargo el sábado.

“Voy a abordar todos los desafíos que tiene nuestro país con humildad, con entrega”, y “voy a hacerlo desde el consenso, con humildad, con mucha capacidad de trabajo”, afirmó Sánchez.

Rajoy se despidió antes del desenlace con una breve intervención en la cámara, reconociendo su derrota y felicitando a Sánchez por adelantado.

“Suerte a todos ustedes por el bien de España”, dijo el líder conservador, de 63 años y en el cargo desde diciembre de 2011. Tras el resultado, fue a saludar al socialista con un apretón de manos.

Para echar a Rajoy, Sánchez armó una heteróclita coalición con la izquierda radical de Podemos, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos. En total, ocho fuerzas políticas lo votaron este viernes.

La destitución

El PSOE promovió la moción de censura hace una semana, tras conocerse la sentencia por una trama corrupta consistente en una red de empresas que de 1999 a 2005 sobornaron a cargos del PP para obtener contratos públicos en distintos puntos del país.

El partido conservador fue condenado a pagar más de 245.000 euros como “partícipe a título lucrativo” de la trama. La justicia consideró probado que hubo una caja B desde 1989, y el tesorero que la administró, Luis Bárcenas, fue condenado a 33 años de prisión.

La votación de este viernes saca del poder a un Mariano Rajoy que en los últimos tiempos sobrevivió a la grave crisis económica de 2008-2013, y al desafío separatista catalán, la peor crisis política en España en cuatro décadas. – Sánchez y su ascensión fulgurante.

vía Baenegocios.com

Dejar una respuesta