Las pymes industriales confirmaron que la producción del sector está en estado crítico y redujeron sus planes de inversión de manera drástica.

Según un informe del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), el Indicador de Tendencia de Inversión (ITI) de las pequeñas y medianas fábricas se ubicó en 41,9%, que demostró una baja del 20,3% en julio contra los 61,6% que registraba en enero pasado. Esta situación lo ubicó en su menor nivel en 23 meses.

“La percepción entre regular y mala de la situación económica actual viene presionando las expectativas de inversión hacia abajo, efecto que se acentúa en la medida que la recuperación no llega”, señaló la muestra del CERX, que además detalló que “a eso se suma que los recursos para invertir son limitados porque las condiciones financieras no son las más favorables: las empresas están con altas restricciones financieras y las tasas de financiamiento en el mercado se ubican en niveles incompatibles con el desarrollo de un proyecto de inversión”.

El escenario de crisis lo confirmó la Asociación de Industriales Buenos Aires (ADIBA) en su último informe de coyuntura. Durante mayo, “la industria bonaerense registrada a través del Indicador Industrial de FEBA promedió en los primeros cinco meses del año un crecimiento del 4% al caer un 0,03% en el mes de mayo del corriente respecto de igual período de 2017”.

De esta manera, la entidad industrial bonaerense mostró que interrupción de once meses de crecimiento consecutivos. “La mayoría de las ramas industriales muestran una tendencia decreciente o menor dinamismo en sus crecimientos, al tiempo que se va incrementando la capacidad ociosa de la actividad”, señaló.

Según las perspectivas, “el contexto venidero ofrece un escenario de estancamiento de la economía explicado por el constante deterioro de la demanda por caída de salario real y ajuste en materia fiscal”. “En este marco, las perspectivas de ventas de las empresas para el segundo semestre del año arrojan un 84% de empresarios que no esperan mejoras (46% que no variarán y 38% que disminuirán)”, destacó el informe al que accedió BAE Negocios.

En cuanto a las perspectivas, ADIBA reveló que los industriales para los próximos meses esperan una “economía nacional en estancamiento causado principalmente por una demanda local que continúa deprimida por la caída del salario real, a lo que se le sumará hasta fin de año el ajuste fiscal derivado del acuerdo con el FMI”. “En este escenario la actividad industrial seguirá sufriendo presiones de costos y enfrentando mercados locales cada vez más reducidos, al tiempo que los mercados de exportación se tornan cada vez más competitivos”, señaló.

Por este motivo, de cara al segundo semestre las perspectivas en la industria bonaerense arrojan un 84% de empresas que no esperan aumentos de ventas (46% que no variarán y 38% que disminuirán)”, y creen que “la difícil situación de las ramas industriales mano de obra intensiva profundizan el deterioro en las perspectivas de empleo del sector: el 51% de las industrias no prevén aumentar su dotación de personal y el 40% considera reducirla”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here