“Si me quieren meter preso que avisen y me presento donde digan, voy a ir solo. No manden la Gendarmería se lo pueden ahorrar ese gasto”, dijo el referente de Camioneros Hugo Moyano en el marco de un collage sin medios tonos durante una conferencia de prensa donde definió al Gobierno como el eje de todos los males que azotan al país.

Flanqueado por la cúpula de su sindicato, con Hugo Antonio (h) a la izquierda y Pablo a la derecha, el también presidente de Independiente le dedicó también algunos dardos a la CGT pero en la gama de ironías, “creo que los muchachos están en Buenos Aires, ¿no?”.

Tampoco faltaron párrafos para un histórico rival, el jefe de los mercantiles Armando Cavalieri. Moyano sostuvo que le había llamado la atención que un gremio “celebrara” el acuerdo con la administración Cambiemos que ya generó más de 1.000 despidos en el hipermercado Carrefour.

Respecto a la alianza gobernante Moyano consideró que su gestión alcanzó el récord de ser “el gobierno más vergonzoso de la historia” y ya en capítulos reglamentarios y administrativos ratificó que Camioneros no pagará la multa cercana a los $900 millones que le impuso la cartera laboral por no respetar el marco de una conciliación obligatoria.

“Nosotros priorizamos la dignidad de los trabajadores y de los dirigentes”, sostuvo al cuestionar “la falta de sentido común de esa multa aplicada que tiene un objetivo político”. Sumando acotaciones de sus hijos en las respuestas a la prensa reivindicó que ese sindicato frenó la reforma laboral.

“Querían retrotraernos al preperonismo, la esclavitud laboral, sacarnos todos los derechos, y por romper el techo del 15% en paritarias”, enfatizó durante la rueda de prensa.

Su hijo Hugo Antonio, el letrado que en ocasión de prestar juramento como abogado vislumbró hace años la aspiración de ser ministro de Trabajo, hizo uso de la palabra y se quejó de que la “multa exorbitante no tiene ningún antecedente en el país y en el mundo y ha violado todas las normas”, a la vez que afirmó que “el Ministerio de Trabajo para aplicarla sólo constató seis empresas”.

La reciente visita de Christine Lagarde tampoco quedó fuera de los dichos del histórico dirigente, con énfasis y metáforas se refirió a la funcionaria como “la primera ministra” del actual Ejecutivo Nacional comentario que repitió matizado con algunas sonrisas. “Tenemos en el Banco Nación 33 millones de dólares, no queremos que los choreen tampoco queremos que se los lleven afuera” remarcó en más de una ocasión y en el marco internacional de la actual crisis Moyano definió que “somos es hazmereír del mundo”.

Además aprovechó para criticar la reforma militar que anunció el Presidente: “Quiere poner a las Fuerzas Armadas a trabajar en seguridad interior. Es un gobierno votado democráticamente, pero actúa como un gobierno de facto”. “Qué me vienen a hablar de democracia”, lanzó. Además de las críticas picantes a la CGT Moyano cedió la palabra a Omar “Manguera” Pérez, dirigente de su organización que sigue integrando el consejo directivo de Azopardo, quien ponderó la energía propia de Camioneros para “desarrollar la defensa de sus trabajadores” más allá de la estrategia que pueda llevar adelante la central obrera.

Dejar una respuesta