En el primer día hábil del año el precio del dólar para la venta fue de 18,76 pesos y para la compra 18,26. De ahí en adelante subió y bajó reiteradas veces y llegó a su valor más alto histórico a mediados de junio.

Ayer cotizó a 29,40 para la venta y 28,40 para la compra. Y la semana pasada el FMI giró los primeros 15.000 millones de dólares, algo que tarde o temprano tendrá una incidencia en tipo de cambio.

En diálogo con “Río Negro”, el presidente de la Regional 1 del Colegio de Arquitectos de Neuquén, Diego López de Murillas, expresó que la situación del dólar afecta principalmente al sector privado en la construcción de viviendas. “Las grandes superficies o las grandes inversiones manejan otro tipo de presupuestos, y en muchos casos compran materiales antes, y congelan precios”, sostuvo.

Y explicó que “en el tema viviendas es complicado, sobre todo si hay un crédito de por medio, porque se va certificando lo que hacés en la obra. Por lo tanto tenés varias etapas para comprar materiales, y si había un presupuesto fijado para ese proyecto, se desfasa”.

El costo del metro cuadrado se mantiene hace tiempo entre 1.000 y 1.100 dólares, el problema es que “la inestabilidad de nuestra moneda y la lenta actualización de sueldos encarece mucho poder llevar adelante un proyecto inmobiliario, sobre todo acá en la provincia”.

El encarecimiento que se ve en los materiales viene principalmente desde los proveedores. “El aumento en las naftas hace que los proveedores vuelquen ese costo en los precios finales, y así se va encareciendo toda la cadena de comercio”, detalló.

Otra situación es el grado de especulación de los proveedores. López de Murilla indicó que “hasta hace unas semanas no había materiales o los proveedores no ponían precios, porque ellos mismos no sabían a qué precio iban a poder comprar, sobre todo los materiales que vienen de Chile o Brasil”.

Con respecto a los Créditos de Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), López de Murillas expresó que no alcanzaron los picos altos como lo habían hecho los Procrear. Se hicieron más exigentes en sus requisitos y el dinero sigue siendo “apretado” como en los anteriores créditos. “Un crédito nunca te da el 100% de lo que vas a gastar, siempre apunta al 80%. El problema es que el otro 20% cada vez se encarece más y es complicado de obtener para un trabajador. Los créditos no te contemplan ningún ajuste”, sostuvo. Y cerró que “todo esto al particular que está haciendo su casa por su cuenta, le va generando un incremento que es bastante difícil de sostener”.

En números 1.000 dólares es el valor aproximado del metro cuadrado construido con materiales convencionales. En algunos casos llega a costar hasta 1.100 dólares, representa 32.300 pesos.

La inestabilidad del dólar genera que los comercios busquen cada vez más alternativas para poder repuntar las ventas, desde financiaciones con tazas de interés a cero, hasta descuentos por pago en efectivo.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio de Neuquén (Acipan), Edgardo Phiellip, sostuvo que la volatilidad de dólar “genera mucha preocupación y habrá que ver cómo se desenvuelve en los próximos tres meses. Con el primer ingreso de dinero del FMI, habrá que ver cómo evoluciona el mercado cambiario, después hay que esperar la reacción de las exportaciones e importaciones a la variación del tipo de cambio que influye en la balanza comercial”.

Phiellip explicó que “las devaluaciones tardan alrededor de tres a cuatro meses en trasladarse a los precios finales”. Precisamente los rubros más afectados son los commodity -que están ligados al valor del dólar- pero de ahí en adelante los precios se van encareciendo, remarcó.

“La construcción reparte entre 20 y 22 millones de dólares al mes en Neuquén. Es una cifra importante que mueve toda la economía de la ciudad”.

vía Rionegro.com.ar

Dejar una respuesta