Por Primo Vázquez. Arrancó el fútbol de primera división y lo que se vio en la mayoría de los partidos, fue muy pobre. Canchas semivacías, pocos goles y en algún caso, campos de juego en pésimo estado.

Este último es él caso de Huracán, el césped del Ducó daba vergüenza, desde que la Selección Argentina realizó un entrenamiento a puertas abiertas, previo al mundial, pasaron dos meses y no se notó una mejoría. Esto tuvo influencia en el desarrollo del juego entre el globo y River, que terminaron 0 a 0, y un penal fallado por Pity Martinez.

También ya tenemos nuestro primer asterisco, con un partido pendiente por el viaje de Independiente a Japón para jugar la Suruga Bank, quedó postergado su encuentro ante él recién ascendido San Martín de Tucuman.

A nivel calidad de juego, poco se vio, de los equipos grandes solo Boca logró ganar su partido, fue 1 a 0 ante Talleres en la Bombonera, con gol de Pavón y una actuación discreta que le alcanzó para hacerse de los tres puntos, y llevar mas de 600 días como puntero del torneo.

Hubo también tres empates en 2 goles, con la particularidad que en todos ellos, uno de los equipos iba ganando dos a cero, y no pudo sostener el resultado. De lo mas rescatable, fue el primer tiempo de Velez ante Ñewell’s, con goles, juventud y dinámica para comenzar bien en un torneo que lo encuentra flojo desde el promedio.

La Superliga como producto, dejó mucho que desear en este arranque, se verá si mejora con el correr del semestre para ser atractivo y de calidad como se prometió, deuda pendiente.

Dejar una respuesta