De mantenerse la tendencia actual la inflación de 2018 podría ser la mayor en 27 años. Según los datos difundidos por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), este año podría ser el de mayor inflación desde 1991, y cerraría en una inflación de más de 47%, siendo la más alta desde 1991, en la salida de la hiperinflación.

Entre los principales aumentos por la inflación de la canasta alimentaria, durante los primeros ocho meses del año, se encuentran la harina (+118,4%); los huevos (+57,8%); el pan francés (+42,1%); el aceite de girasol (+41,1%) los fideos secos (+40,6%) y la yerba mate (+35,0%).

“La política oficial de desinflación, sigue sin lograr resultados consistentes”, explica el informe. Además sobre las previsiones para los próximos meses, el estudio asegura que “inciden subas en tarifas de transporte, luz y prepagas, además del futuro incremento de gas, para el mes de octubre”.

Pese al fuerte incremento de la inflación, el documento advierte que “lejos de ralentizarse, aspectos del proceso hacen pensar en una profundización para los próximos meses”. Ocurre que, producto del aumento del dólar de 7,9% en la primera quincena de septiembre (116% en el año), se reproduce la significativa suba en el precio de insumos difundidos para el entramado productivo.

¿Cómo está la región?

En una perspectiva regional de los procesos inflacionarios, Venezuela, con una hiperinflación galopante, encabeza el ranking (34680%) y Argentina, que ya acumula más de 24% en lo que va del año, está segunda, lejos de sus seguidores: Uruguay lleva 7,2% y el resto de los países acumulan inflaciones por debajo de 3%.

Dejar una respuesta