Las dudas siguen sobrevolando el plan económico del Gobierno pese al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el cual accedió a una ampliación del crédito de u$s 7.100 millones que se suman a los u$s 50.000 millones originales, y un adelantamiento de los desembolsos.

El objetivo del oficialismo es con dichos recursos darle estabilidad a la macro y al sistema financiero, al tiempo que busca despejar los miedos sobre la capacidad de pago de la Argentina.

Al respecto, la calificadora Moody’s consideró que el acuerdo con la entidad que conduce Christine Lagarde “reduce riesgo de financiamiento”, pero advirtió sobre varios puntos que afectan a la economía local. En el marco de su Conferencia Anual, los analistas anticiparon que si bien por ahora no cambiará la calificación de Argentina, (que en noviembre pasó a ser B2 Estable), “los riesgos son fuertes”, y que monitorean de cerca la capacidad de pago de deuda del país.

En una conferencia de prensa que se llevó a cabo en el hotel Four Seasons, el analista líder para crédito soberano de Argentina de Moody`s, Gabriel Torres, detalló las advertencias, recomendaciones, desafíos, y pronósticos de la agencia para el país.

“El impacto de la crisis ha empeorado múltiples indicadores crediticios” dijo Torres y recordó al mismo tiempo que el país sigue teniendo una baja calificación en la escala de Moody´s (pese a que subió en los últimos dos años). “Por ahora mantenemos la calificación, pero los riesgos son fuertes”, alertó.

El analista dijo que actualmente la calificadora monitorea dos temas fundamentales respecto al país: la capacidad de pago de deuda (para 2018, 2019 e inclusive 2020), y la situación política junto con las políticas económicas.