La UNDAV publicó este miércoles un informe donde la comida tuvo una variación de 4,3% durante el mes de Diciembre, alcanzando así el 64% de suba en el 2018.

“El desbarajuste inflacionario de 2018 tuvo una magnitud difícil de predecir hace un año atrás. A la espera del último número (oficial) de diciembre ya se tiene la seguridad de que estamos ante el año de mayor aumento de precios desde 1991”, destaca el relevamiento elaborado por la Universidad Nacional de Avellaneda.

La principal razón de estos aumentos es el salto cambiario del 106%, cifra que no se observaba desde la salida de la convertibilidad. Una de las particularidades de esta mega devaluación tiene que ver con su incompleto traslado a precios. “Dada la imposibilidad de la demanda interna de hacer frente a aumentos de precios tan desacoplados de las variaciones salariales, aún se verifica un efecto latente de inflación reprimida en la economía”, puntualiza.

El informe calcula que el incremento en la categoría alimentos es superior en 15 puntos a la inflación esperada para 2018. “Los alimentos traccionaron la inflación del último mes de 2018 y establecieron un piso alto para el índice de precios de diciembre”, destaca. En el detalle por productos, se registraron en diciembre subas considerables en huevos (+17,8%), yerba mate (+6,3%), hamburguesas congeladas (+6,0%), fideos secos (+5,2%), salchichas (+5,0%), dulce de leche (+4,8%) y harina (+4,4%).

De ahí, se puede comparar que el rubro “leches, lácteos y huevos” del IPC aumentó 2,6 puntos más que el promedio en 2018 (12,8 puntos más en dos años), el rubro “café, té, yerba y cacao” subió 13,2 puntos más en 2018 (16,7 más en dos años), “aceites, grasas y manteca” trepó 15,3 puntos más en 2018 (13 más en dos años) y “pan y cereales” creció 15,5 puntos más en el año (15,8 más en dos años).

En el canal mayorista, el índice general se incrementó 11,2 puntos más que los insumos agrícolas. Al mismo tiempo, cuando se analizan los precios de bienes de esta categoría de manera interanual, se observa que 41 de los 59 productos básicos relevados (el 69%) y publicados por el Indec, con la estimación propia tuvieron un incremento por encima de la inflación proyectada del periodo (47,5%).

Los bienes que más aumentaron en ese período son batata (244%), harina de trigo común triple cero (186%), el zapallo de anco (118%), los huevos (118%), fideos secos (107%), hamburguesas congeladas (97%), el algodón (96%), polvo paraflan (93%), tomate redondo (87%), cebolla (82%), pan francés tipo flauta (81%), aceite de girasol (80%), detergente líquido (79%), arroz blanco simple (77%), yerba mate (76%), papa (76%), yogur firme (72%).