Los salarios de la Argentina crecieron, en promedio, 26,2% anual en octubre y quedaron 19,7 puntos puntos por debajo de la inflación del período.

El indicador ratifica lo que ya estimaban distintos informes privados: que el salario real tuvo en 2018 su peor caída desde la crisis de 2002.

De acuerdo con el reporte oficial, los salarios del sector formal (público y privado) crecieron, en promedio, 27,3% anual.

En el sector informal, en tanto, el incremento estimado fue del 21,9%. La caída del salario se asemeja a la de la crisis de 2001/2002. Con la brusca salida de la convertibilidad, las remuneraciones 20 puntos contra la inflación.

El oficialismo sostiene que a partir de noviembre, las cláusulas de revisión de las paritarias moderaron, en algunos sectores, esa pérdida.