El preocupante debut de esta metodología desinformativa fue en Mar del Plata e involucró a un candidato de Cambiemos

Todos temían su llegada y nadie sabe cómo controlarlas: apareció la primera fake news en la campaña electoral que atravesará todo el año de los argentinos votarán desde legisladores hasta presidente.

La primera víctima fue un candidato del oficialismo en Mar del Plata. “(Guillermo) Montenegro se baja de la carrera por la intendencia”, titularon varios diarios bonaerenses en referencia al diputado nacional del PRO que se postula en la ciudad balnearia.

La supuesta “noticia” alertó no solo a la oposición sino a la propia Casa Rosada donde “desconocían” la novedad. Horas más tarde se supo que se trataba de una falsa noticia y según publicó el portal VíaBuenosAires (propiedad del Grupo Clarín): “Llegaron mensajes por whastapp a 600.000 teléfonos en la provincia con la nota que decía que Guillermo se corría de la carrera por la intendencia y esto es mentira”.

Desde Cambiemos no demoraron en atribuir la malicia a los equipos de campaña de Maximiliano Abad, otro de los aspirantes a la intendencia de Mar del Plata, quien desplegó una pegatina de sus afiches por toda la ciudad para postularse como el que reemplace a Carlos Arroyo.

Todo esto sucede en la misma provincia donde la gobernadora María Eugenia Vidal aspira a ser reelecta luego de desistir de desdoblar las elecciones provinciales para realizarlas en sintonía con las nacionales, tal cual lo pretendía el propio presidente Mauricio Macri

Esta metodología es la primera vez que se aplica en la campaña electoral y demoró muy pocos minutos en ser distribuida. Todos los partidos políticos y candidatos están altamente preocupados porque muchos de ellos consideran que en la Cámara Nacional Electoral (CNE) no cuentan ni con la capacidad ni con la tecnología necesaria para prevenir esta situación.

La misma CNE es la que en diciembre le sacó la investigación por los aportantes truchos de Cambiemos en territorio bonaerense al juez penal de La Plata Ernesto Kreplak para que quede en manos del juez electoral del mismo distrito Adolfo Ziulu.

Que 600 mil teléfonos en menos de 5 minutos reciban una noticia falsa de una envergadura tal que involucre a los principales candidatos de una de las ciudades balnearias más grandes del país no deja de ser un dato menor y no menos alarmante en una año electoral en el cual se llevarán a cabo votaciones para legisladores, intendentes, gobernadores y presidente y vice.