William y Harry deciden trabajar por separado para evitar roces entre sus esposas

Meghan Markle– embarazada de siete meses- y el príncipe Harry han tenido muchos cambios en su personal en los últimos meses, y parece que eso no va a terminar pronto.

Aunque Markle y Harry se alejarán de William y Kate Middleton cuando se muden de Kensington a Frogmore Cottage en Windsor, se cree que sus oficinas permanecerán en el Palacio de Kensington.

Parte de esta división será la creación de equipos de comunicaciones separados, lo cual ahora es especialmente importante. En los últimos meses, el Palacio de Buckingham ha luchado por contener una marea de titulares negativos contra Markle.

Desde la llegada de Markle a la corona británica, los medios locales afirman que la ex actriz estadounidense, que está esperando su primer hijo en abril o mayo, era dictatorial hacia el personal del Palacio, lo que le valió el apodo de “duquesa difícil”. 

“Camilla realmente no habla con Meghan. No es amigable con ella”, agregó la fuente. Incluso le dijo que “esto es en la vida real y que no eres una actriz que interpreta un papel”.

También se dice que la mala relación entre Markle y la duquesa de Cambridge generó cortocircuitos entre los hijos del príncipe Carlos y el fallecida Lady Di.

Se espera que al no trabajar más de cerca estas tensiones se terminen. 

Meghan Markle

En los últimos días el sitio Radar Online señaló a Camilla Parker Bowles, esposa de Carlos, como la enemiga número uno de Markle. “El drama con Meghan y Kate no es nada comparado con lo que está pasando con Camilla Parker Bowles”.

Markle, sin embargo, tiene aliados dentro del Palacio de Kensington. La reina Isabel nunca aprobó a Camilla y el tórrido affaire de ella con Carlos cuando aún estaba casado con Lady Di.