El empresario paraguayo Raúl Velaztiqui Duarte quedó detenido por falso testimonio luego de que sus dos primeras declaraciones testimoniales sobre la muerte de Natacha Jaitt presentaran serias inconsistencias. Finalmente, el imputado confesó ante los fiscales Sebastián Fitipaldi y Diego Callegari que sus contradicciones se debieron a que “tenía miedo”.

Concretamente, Velaztiqui Duarte había declarado que la modelo y conductora se había olvidado el teléfono celular en su camioneta, donde fue encontrado, y que no había manipulado nada en la habitación donde fue encontrado el cuerpo. Sin embargo, en los videos de la cámara de seguridad se observa, segú los investigadores, cómo se lleva algo envuelto en una prenda de vestir. 

En este marco, el periodista Mauro Szeta sugirió una escalofriante y macabra teoría que tendrían en mente los pesquisas sobre lo que pudo haber ocurrido en esa habitación del salón de eventos Xanadú, en Villa La Ñata, Benavídez, Tigre.

En base a las declaraciones de un perito, que aseguró que le llamaba la atención la posición de una mano de la fallecida, el periodista sugirió si el detenido e imputado utilizó la extremidad de la occisa para desbloquear el teléfono y borrar contenido comprometedor.

“Si a Velaztiqui le preocupaba el contenido del celular, porque no cierra esta teoría de su miedo, la pregunta es, y le pido disculpas a Ulises porque le tengo mucho respeto y me cae bien la forma en la cual lleva adelante la muerte de su hermana. ¿Y si usaron el dedo de Natacha para desbloquear su teléfono?”,esbozó en Cortá por Lozano. Y agregó: “Podrían haber borrado información que los comprometía”.