La imagen de la menor que falleció en 2017 mientras esperaba un transplante de corazón, fue dispuesta en el marco del Día Mundial de donación de órganos y tejidos.

El Gobierno desplegó en la fachada de la Casa Rosada una gigantografía con la imagen de Justina Lo Cane, con la intención de concientizar sobre la donación de órganos. La medida fue dispuesta en el marco del Día Mundial de donación de órganos y tejidos, que en la Argentina alcanzó a una cifra cercana a los 3.000 casos.

El hashtag #TodosSomosDonantes acompaña a la comunicación emitida desde el gobierno a través de sus redes sociales.

La niña que falleció el 22 de noviembre de 2017 a los 12 años mientras estaba internada a la espera de un corazón que nunca llegó, le dio su nombre a la normativa que regula el trasplante de órganos y tejidos llamada “Ley Justina“.

A través de las redes sociales, la Casa Rosada comunicó que el paño desplegado con el rostro de Justina es en “homenaje a todos los donantes de órganos, a sus familias, a los profesionales de la salud y el Incucai que han salvado miles de vidas hasta la fecha”.

Pero también remarca que la iniciativa es “un recordatorio para toda la sociedad” acerca de “la importancia que tiene la donación de órganos y tejidos”.

Mientras la niña estaba internada sus padres comenzaron una campaña en redes sociales para incentivar la donación de órganos que generó récords de inscriptos en todo el país y despertó conciencia sobre la necesidad de simplificar el proceso de donación.

En ese momento, en la Argentina, más de 10.000 personas esperaban un trasplante y solo donaban 13 de cada millón de habitantes.