Los médicos le dieron la mala noticia a la joven tras la interrupción de su último embarazo.

El llamativo suceso tuvo lugar en el hospital Shiyan de Maternidad y Atención Médica Infantil. La mujer fue advertida por la jefa de ginecología del centro, Zhao Quin, quien le dijo que le convendría llevar adelante su embarazo, debido a que las probabilidades de ser madre en un futuro eran nulas.

Tras un examen exhaustivo de los profesionales de la medicina se detectó que el útero de la joven estaba “muy dañado” después de pasar por todos los procedimientos de forma reiterada.

Pese a ser consciente de su situación, la mujer decidió seguir adelante con su último aborto, pues aseguraba que no pensaba por el momento casarse y a día de hoy se veía incapaz de cuidar un hijo.

Xiao Ju, nombre falso al que han atribuido a la paciente los medios locales, tenía tan sólo 21 años cuando se sometió al primer aborto. Por entonces, la chica empezaba a salir con su novio, quien sigue siendo a día de hoy su pareja. Ambos reconocieron a los sanitarios que no usan anticonceptivos ni tienen intención de hacerlo.