Son Cardona, Barrios y Fabra, el único que sigue en el club. Habían sido denunciados por dos bailarinas a raíz de un hecho ocurrido en un hotel de Puerto Madero

Dos ex jugadores de Boca y uno actual fueron sobreseídos en una causa penal por abuso sexual, amenazas y lesiones leves. Quienes estaban acusados eran los colombianos Edwin Cardona, Wilmar Barrios y Frank Fabra por un hecho ocurrido en enero del año pasado.

La jueza de instrucción María Alejandra Provítola, ex secretaria del fiscal federal Carlos Stornelli, dictó el sobreseimiento de los tres jugadores tras un año de investigación. Así, rechazó los pedidos para que sean indagados y para que se les prohíba la salida del país.

Cardona y Barrios dejaron recientemente el club, después de haber perdido la final de la Copa Libertadores con River. El primero fue transferido al Pachuca de México y el segundo al Zenit de Rusia. Fabra, por su parte, sigue en Boca.

La resolución judicial es del 28 de diciembre pasado pero se conoció hoy.

El hecho por el que fueron acusados ocurrió el 13 de enero del año pasado en el hotel Faena, de Puerto Madero. Dos bailarinas de nacionalidad peruana denunciaron que fueron invitadas al hotel por un peluquero, de origen colombiano. Las denunciantes estuvieron presentes aquel sábado por la noche en el lugar y también fueron invitadas al otro día, el domingo 14.

Las mujeres hicieron una denuncia ante la Prefectura Naval Argentina en la que señalaron que sufrieron situaciones de abuso y de violencia física por parte de los jugadores.

Luego se conocieron audios en los que los jugadores intentaban arreglar la situación y que no trascienda públicamente. Un año después, los tres jugadores fueron sobreseídos.

La situación había desatado un escándalo en el club a raíz de las importantes acusaciones que había realizado públicamente una de las dos mujeres involucradas. “Hubo sexo con los jugadores de Boca. Es mentira que fueron a cortarse el pelo, jamás sacaron una tijera. Nos obligaban a tomar whisky y nos revoleaban los celulares para evitar fotos“, señaló la implicada en una de las entrevistas que brindó por entonces en la que aseguró haber sido golpeada y amenazada con un cuchillo.

Semanas más tarde de lo ocurrido, se llevó a cabo una audiencia de mediación pero no hubo acuerdo entre las partes. Con el avance judicial de la causa, el principal apuntado terminó siendo Barrios por “lesiones leves”; mientras que Cardona y Fabra habían quedado a un costado de la escena principal.

Cintia Giménez, una de las dos personas que se presentó a denunciar ante Prefectura, aseguró en aquel entonces que había perdido un embarazo de tres meses por el stress sufrido. “Antes del suceso el embarazo estaba perfecto. Yo sentía el embarazo. El mismo día que volví, me volví a angustiar, a llorar toda la noche, no poder dormir. Y cuando me fui a hacer la ecografía de control, me avisaron que el bebé había dejado de latir”, afirmó.

A más de un año de todo lo ocurrido, la Justicia decidió dictar el sobreseimiento sobre los futbolistas.