Ayer el Presidente Donald Trump, dio el mensaje anual del presidente ante la Cámara de Representantes tuvo este año 5,167 palabras (45 más que el anterior) y una duración de una hora y 22 minutos. El mandatario hizo un repaso a sus políticas bandera: el muro fronterizo, el acuerdo de libre comercio, la inmigración y la economía doméstica.

“Sra. Presidenta de la Cámara, Sr. Vicepresidente, miembros del Congreso, Primera Dama de Estados Unidos y compatriotas estadounidenses:

Nos reunimos esta noche en un momento de potencial ilimitado. Al comenzar un nuevo Congreso, me presento aquí listo para colaborar con ustedes para lograr avances históricos para todos los estadounidenses.

Millones de nuestros conciudadanos nos observan ahora, reunidos en esta gran cámara, esperando que gobernemos no como dos partidos, sino como una sola Nación.

La agenda que estableceré esta noche no es una agenda republicana ni una agenda demócrata. Es la agenda del pueblo estadounidense.

Muchos de nosotros hicimos campaña basándonos las mismas promesas fundamentales: defender los empleos de los estadounidenses y exigir un comercio justo para los trabajadores estadounidenses; reconstruir y revitalizar la infraestructura de nuestra Nación; reducir el precio de la salud y los medicamentos recetados; crear un sistema de inmigración que sea seguro, legal, moderno y fiable; y aplicar una política exterior que ponga en primer lugar los intereses de Estados Unidos.

Hay una nueva oportunidad en la política estadounidense, si tenemos el valor de aprovecharla. La victoria no es ganar para nuestro partido. La victoria es ganar para nuestro país.

Este año, Estados Unidos celebrará dos importantes aniversarios que nos muestran lo majestuoso de la misión de Estados Unidos y el poder del orgullo estadounidense.

En junio, celebraremos 75 años desde el inicio de lo que el general Dwight D. Eisenhower llamó la Gran Cruzada; la liberación de Europa por los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. El Día D, 6 de junio de 1944, 15,000 jóvenes estadounidenses se lanzaron desde el cielo y 60,000 más invadieron desde el mar para salvar nuestra civilización de la tiranía. Aquí con nosotros esta noche están tres de esos héroes: el soldado de primera clase Joseph Reilly, el sargento Irving Locker y el sargento Herman Zeitchik. Caballeros, les rendimos homenaje.

En 2019, también celebramos 50 años desde que pilotos jóvenes y valientes volaron un cuarto de millón de millas por el espacio para plantar la bandera estadounidense en la cara de la luna. Medio siglo después, nos acompaña uno de los astronautas del Apolo 11 que plantaron esa bandera: Buzz Aldrin. Este año, los astronautas estadounidenses volverán al espacio en cohetes estadounidenses.

En el siglo XX, Estados Unidos salvó la libertad, transformó la ciencia y redefinió el nivel de vida de la clase media para que lo viera todo el mundo. Ahora, debemos avanzar con valentía y coraje hacia el próximo capítulo de esta gran aventura estadounidense, y debemos crear un nuevo nivel de vida para el siglo XXI. Una increíble calidad de vida para todos nuestros ciudadanos está a nuestro alcance.

Podemos hacer que nuestras comunidades sean más seguras, nuestras familias más fuertes, nuestra cultura más rica, nuestra fe más profunda y nuestra clase media más grande y más próspera que nunca.

Pero debemos rechazar la política de la venganza, la resistencia y la represalia, y abrazar el potencial ilimitado de la cooperación, el compromiso y el bien común.

Juntos, podemos romper décadas de estancamiento político. Podemos salvar viejas divisiones, curar viejas heridas, formar nuevas coaliciones, forjar nuevas soluciones y desbloquear la extraordinaria promesa del futuro de Estados Unidos. La decisión está en nuestras manos.

Debemos elegir entre grandeza o estancamiento, resultados o resistencia, visión o venganza, progreso increíble o destrucción sin sentido.

Esta noche, les pido que elijan la grandeza.

Durante los últimos 2 años, mi Administración ha actuado con urgencia y rapidez histórica para enfrentar los problemas olvidados por los líderes de ambos partidos durante muchas décadas. En poco más de 2 años desde la elección, hemos logrado un auge económico sin precedentes; un auge que rara vez se ha visto antes. Hemos creado 5.3 millones de nuevos empleos y, lo que es más importante, hemos agregado 600,000 nuevos empleos manufactureros; algo que casi todos dijeron que era imposible de lograr, pero el hecho es que apenas estamos comenzando.

Los salarios aumentan al ritmo más rápido en décadas, y están aumentando para los obreros, por los cuales prometí luchar, más rápidamente que para nadie. Casi 5 millones de estadounidenses han dejado de depender de los cupones de alimentos. La economía estadounidense está creciendo casi dos veces más rápidamente hoy que cuando asumí el cargo, y somos considerados, por mucho, la economía más exitosa de todo el mundo. El desempleo ha alcanzado la tasa más baja en medio siglo. El desempleo de afroestadounidenses, hispano-estadounidenses y asiáticos-estadounidenses ha alcanzado sus niveles más bajos jamás registrados. El desempleo para los estadounidenses con discapacidades también ha alcanzado un mínimo histórico. Más personas están trabajando ahora que en cualquier otro momento de nuestra historia: 157 millones.

Aprobamos una reducción fiscal masiva para las familias trabajadoras y duplicamos el crédito tributario por hijos.

Casi terminamos el impuesto a la propiedad, o impuesto de sucesiones, para pequeñas empresas, ranchos y granjas familiares.

Eliminamos la impopular multa del mandato individual del Obamacare; y para que los pacientes en estado crítico tengan acceso a curas que salvan vidas, aprobamos la ley “Right to Try”.

Mi Administración ha eliminado más regulaciones en este corto tiempo que cualquier otra administración durante todo su mandato. Las empresas están regresando a nuestro país en gran número gracias a las reducciones históricas de impuestos y regulaciones.

Hemos desatado una revolución en la energía estadounidense. Estados Unidos es ahora el productor número uno de petróleo y gas natural en el mundo. Y ahora, por primera vez en 65 años, somos un exportador neto de energía.

Después de 24 meses de rápido progreso, nuestra economía es la envidia del mundo, nuestro ejército es el más poderoso de la tierra y Estados Unidos gana todos los días. Miembros del Congreso: el Estado de nuestra Unión es fuerte. Nuestro país es vibrante y nuestra economía prospera como nunca antes.

El viernes se anunció que habíamos sumado otros 304,000 empleos solo el mes pasado, casi el doble de lo esperado. Se está produciendo un milagro económico en Estados Unidos — y lo único que puede detenerlo son las guerras estúpidas, la política o las ridículas investigaciones partidistas.

Si queremos que haya paz y legislación, no puede haber guerra ni investigaciones. ¡Simplemente no funciona así!

Debemos estar unidos en nuestro país para derrotar a nuestros adversarios en el extranjero.

Esta nueva era de cooperación puede comenzar con la confirmación final de los más de 300 candidatos altamente calificados que aún están trabados en el Senado — algunos después de años de espera. El Senado no ha actuado sobre estas nominaciones, lo que es injusto para los candidatos y para nuestro país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here