El trágico hecho ocurrió en las vías del ferrocarril Roca, en cercanías de la estación Glew. Investigan si escapaba de ladrones que pretendían robarlo.

Un jugador de rugby de 17 años falleció luego de que una formación del ferrocarril Roca lo embistiera y descuartizara a la altura de la estación Glew.

El hecho ocurrió el miércoles por la noche. La policía investiga si, en momentos en que fue atropellado por el tren, la víctima fatal estaba escapando de ladrones que pretendían robarlo.

Lucas Aranda, de 17 años, era jugador del club de rugby Defensores de Glew. Integraba la categoría M17.

Las primeras informaciones señalan que el joven se encontraba en cercanías de la estación Glew, a la altura del paso bajo nivel, cuando cruzó las vías y una formación lo arrolló.

Familiares del joven buscan testigos para saber si la víctima fatal estaba escapando de ladrones cuando fue atropellado por el tren.

El club donde jugaba Aranda emitió un mensaje para despedir al joven. “Acompañamos en el dolor a la familia, que siempre estuvo con nosotros. Gran persona y amigo, lo recordaremos siempre con la sonrisa que nos traía martes y jueves al club”, expresó en las redes sociales.

Otro club que expresó su dolor fue Los Andes, del cual el joven era hincha y socio. “Dolor, dolor y más dolor. No hay otras palabras que puedan graficar semejante pesar. Esta mañana despertamos con una trágica noticia. Hasta siempre Luca. Descansa en paz”, publicaron en la página oficial.