El equipo de Coudet se consagró campeón de la Superliga tras su empate en Víctoria ante Tigre por 1 a 1, ya que Defensa no pudo con Unión en Varela, que también igualó su partido por el mismo resultado.

Merecido campeón La Academia, que tras ser eliminado por River en 8vos de Copa Libertadores, se puso una meta, muy alcanzable con el gran plantel que cuenta, y logró consagrarse una fecha antes de la finalización del torneo.

En la imagen nuestro cronista invitado Primo Vazquez

De la mano de Lisandro López, goleador de la Superliga, referente dentro del campo y fuera también, de un arquero muy seguro como Arias, bien bajo los tres palos y con desición a la hora de salir a cortar un centro, con dos centrales muy firmes como Donatti y Sigali, de arriba una muralla y fuertes en el mano a mano.

Con dos laterales que pasan muy bien al ataque, rápidos y por sorpresa, Mena y Saravia, con un medio campo ágil y de buen dominio de la pelota, empezando por la claridad del Chelo Díaz, el eje de todo Racing, con un gran panorama y manejando los tiempos del equipo, acompañado por distintos intérpretes, Neri Cardozo, Paul Fernández, Solari, Zaracho, este último llamado a ser crack por sus condiciones, quien ya tuvo su debut en la selección mayor Argentina. Y arriba la experiencia, el antes mencionados y capitán Lisandro, acompañado en principio por Cristaldo, que aportó goles importantes, pero después compartió la delantera con Cvitanich, la gran contratación en el mercado de Verano, que llegó y se acopló al equipo con mucha facilidad y entró en sintonía rápidamente, se asoció de manera exelente con López y fue clave con muchas asistencias y goles en los partidos más importantes.

Por todo esto y por tener un DT, que ya más experimentado, viviendo los partidos con la misma intensidad que siempre, pero a diferencia de otras épocas, donde sus equipos eran directos como Racing, pero más ambiciosos y descuidándose un poco, hoy Coudet plantea y resuelve los partido mucho mejor, desde el arranque del mismo y luego dependiendo del resultado que se vaya dando, se cuida más cuando saca una ventaja y explota en la contra con jugadores rápidos, y en caso de estar en desventaja, los cambios que realizó le salieron en su mayoría muy bien, para empatar o dar vuelta el resultado.

Esta evolución de Coudet es la que hay que rescatar, y sumando a la jerarquía del plantel académico, el éxito llegó.

Felicitaciones Racing, justo y gran campeón de la Superliga.

Por Primo Vazquez.