Los investigadores no tienen dudas. El ataque a tiros al diputado nacional Héctor Olivares y el asesinato de su acompañante, el funcionario Miguel Marcelo Yadon fue premeditado. Así surge del análisis de las cámaras de seguridad realizado por la Policía de la Ciudad pocos minutos después del hecho.

Fuentes de la investigación confirmaron a Infobae que de las imágenes se desprende que las víctimas fueron baleadas desde el interior de un VW Vento gris, que estuvo casi 20 minutos estacionado en Rivadavia al 1600, el lugar donde se produjo la agresión.

Se sospecha que había dos personas dentro del vehículo. Luego del ataque, se escaparon a gran velocidad, por eso se descartó la hipótesis del robo. Además, Olivares y Yadon no portaban maletines, dinero, relojes importados u otros objetos de valor.  

El Ministerio de Seguridad de la Ciudad identificó la matrícula del Vento. En principio se trata de una chapa “limpia”, término que se utiliza en la jerga policial para distinguir a los automóviles que no tienen pedido de captura ni denuncia de robo.

En el servicio de infracciones del gobierno porteño, el rodado registra una multa impaga por $3210 desde el 4 de mayo de 2018 por “incumplimiento de grabado de autopartes”.

Los peritos se encuentran en la zona del ataque realizando peritajes (Foto: Patricio Murphy)

Los peritos se encuentran en la zona del ataque realizando peritajes (Foto: Patricio Murphy)

Hoy a las 6:51 de la mañana, Olivares, diputado de la UCR por La Rioja, fue baleado por dos atacantes desconocidos en la esquina del Congreso.

Olivares recibió un disparo en una pierna y otro en el tórax. Fue trasladado al hospital Ramos Mejía. Miguel Marcelo Yadón, de 58 años coordinador de obras del Fondo Fiduciario de Transporte Eléctrico Federal de la provincia de La Rioja, acompañaba al diputado y también recibió un disparo en el abdomen según fuentes policiales. Murió en el acto.

El diputado y su acompañante se encontraban realizando su rutina diaria de actividad física en la Plaza de los Dos Congresos. De ahí se desprende que los agresores habían realizado inteligencia previa y conocían los movimientos habituales de las víctimas.

Olivares fue trasladado al Hospital Ramos Mejía. Alberto Crescenti, director del SAME, informó que el legislador está “en grave estado”. “Lo están operando en este momento”, confirmó.