“Con la mina esta estuvimos dos de los tres. El único que no estuvo fue el que la pasó peor.Y la mina lo tiró, una amiga de toda la vida, pero podría haber levantado el tubo y decir: ‘Che, loco, me quiero juntar porque tengo una versión de lo que pasó esa vez, y capaz que ustedes tienen otra’. Gracias a Dios que no se viralizó fuerte. Más con mi apellido, podría haber salido sin asco, pero gracias al cielo y la tierra no fue así. De todas maneras, lo poco que se viralizó fue suficiente como para hacernos pingo a nosotros”, le contaba como si se tratara de una anécdota más Lautaro Teruel a la menor que la denunció por abuso.

En las últimas horas, el fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid, se encuentra tramitando una nueva denuncia contra el hijo del músico de Los Nocheros. Se trataría de la joven a la que él hace referencia en la charla con su otra denunciante.

La chica, cuya identidad se desconoce, había contado su historia en las redes sociales, pero aún no se había animado a acudir a la Justicia. Tras la denuncia, el fiscal citó a Lautaro Teruel a una audiencia de imputación el miércoles 12 y a su amigo Gonzalo Isaac Farfán, para el viernes 13, según informó el sitio del Ministerio Público de la Provincia de Salta.

Lautaro Teruel

Lautaro Teruel

El hecho habría ocurrido en el 2014 cuando la joven tenía 19 años y según consta en la denuncia, ella, Teruel y dos amigos fueron a la casa del hijo del músico a la salida de un boliche. “Según el relato de la víctima, se encontraba en una habitación de esa vivienda manteniendo relaciones sexuales consentidas con el tercero de los presentes, cuando imprevistamente ingresó Teruel y la penetró.

El hombre con quien mantenía el encuentro sexual consentido, se retiró de la habitación y posteriormente lo hizo Lautaro. La denunciante se encontraba todavía en estado de shock, cuando ingresó Farfán totalmente desnudo. Al ver el estado de la mujer, Farfán se retiró”, explica el portal salteño.

El texto de Facebook que la presunta víctima posteó en el 2018 fue borrado, pero el diario El Tribuno publicó su transcripción: “Tengo unos nervios que se me sacuden los dedos al escribir, desde ya hace mucho tiempo que tengo ganas de hacer esto y gracias a mucha gente hermosa que me acompaña y a la lucha actual, entendí que no nos tenemos que callar MÁS, yo también sufrí abuso como seguro la mayoría de nosotras pasamos a lo largo de la vida, viví desde muy niña situaciones de abuso que me dejaron muy marcada”.

“Por sobre todo uno que quiero exponer, es el que sufrí de parte de ‘amigos’ o yo consideraba así. Esto pasó en el 2014, yo había salido con un amigo y me crucé con este grupo de gente a tomar algo, un amigo de ellos había llegado de Córdoba y me gustaba, ya no recuerdo con lujo de detalle porque pasó el tiempo y traté de bloquear esto mucho tiempo y detalles se me escapan, la cuestión es que salimos a una fiesta de amistades de ellos por el Huaico, yo estaba ebria y me enganché con este amigo de Córdoba, a pesar de mi ebriedad yo quería estar con el, de cierta forma consciente”, siguió su relato.

Luego, cuenta que se fueron de la fiesta y que se dirigieron a la casa de uno de ellos: “Ya había ido mil veces a la casa de este amigo, era común ir, accedí obvio, ya en su casa yo SIEMPRE quise estar con este y SOLO este pibe, todo se dio que terminamos en una habitación juntos, a lo que yo ya en un momento de cierta iconsciencia me percato que a la habitación ingresaron dos personas más, desnudas, eran mis ‘amigos’, se aprovecharon de esta situación y abusaron, uno abusó de mí, al otro no se lo permití, a pesar de mi estado tuve la fuerza de pararlo de alguna forma que no recuerdo, pero al rato habían pedido un taxi para que me vaya y hasta me acompañó uno de ellos”.

“Después de todo esto, por mucho tiempo tuve mucho asco de que algún hombre se me acerqué, los seguía viendo y cruzándomelos pero a esa edad yo me sentía culpable, que si había pasado era porque estaba ahí y qué me iban a decir mis viejos, la gente, que soy una ebria y no tenía control de mí. Me había armado un caparazón con la idea de que tenía que superarlo, hacer como si nada, ellos también hacían como si nada, que todo iba a pasar. Hoy todavía hay pocos días que no piense en esto y que me culpe también. Pero aprendí que la culpa no fue mía, no tenían por qué entrar y hacer lo que hicieron, no solo se cagaron en mi amistad si no en mí como persona”.

Luego, cierra y da los nombres de los involucrados: “Tuve demasiado miedo, lo tengo y lo voy a tener. Pero YA NO ME CALLO MÁS, YA NO NOS CALLAMOS MÁS. La impunidad se tiene que terminar. Las tres personas involucradas son: Silvio Rodríguez, Lautaro Teruel y Gonzalo Isaac”.