Las altas tasas de interés -en la actualidad rondan el 60%- que el Banco Central tiene previsto mantener al menos hasta fin de año en pos del objetivo de crecimiento de la base monetaria tendrá “efectos no deseados” como el desaliento de la inversión productiva, apuntaron desde Ecolatina.

De todas maneras, según el informe, si Cambiemos obtiene un triunfo en las primarias, “las presiones cambiarias seguirían siendo acotadas”. Las Leliqs son la principal herramienta que dispone la entidad monetaria para cumplir con el compromiso tomado en el segundo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyas tasas en la actualidad se ubican apenas por debajo del 60%.

Esta tasa responde, entre otras cosas, a que “un alto rendimiento de las colocaciones en pesos desalienta la dolarización de carteras“, algo que “seca la plaza de pesos pero también la inversión“, sostuvieron desde Ecolatina. “El elevado costo de financiamiento prácticamente descarta cualquier posibilidad de inversión productiva”, remarcaron. Actualmente, la mayor rentabilidad de los bancos comerciales está en captar plazos fijos privados para posicionarse en Leliqs.

“Los préstamos a empresas crecen sólo al 17% interanual nominal, lo que implica una caída cercana al 25% i.a. en términos reales. Como resultado, la inversión pasó de representar 15,6% del PBI en el primer trimestre de 2018 a 13,5% en igual período de 2019”, ejemplificaron. En otro orden, “la irregularidad de la cartera al sector privado trepó de 3,8% en agosto de 2018 a 5,2% en abril de 2019 (último dato disponible) y habría seguido en ascenso en los meses posteriores”, advirtieron.

La consultora consideró que “si bien este valor no pone en riesgo la estabilidad del sistema financiero, representa un pico para la última década, a la par que su acelerado crecimiento refleja una dinámica que enciende señales de alarma”. “Podemos afirmar que este esquema monetario no es sostenible en el mediano plazo. Si bien es cierto que en este contexto es fundamental estabilizar al tipo de cambio y aportar previsibilidad para frenar la caída de la actividad, no es menos cierto que esta tasa de interés terminará por asfixiar al sistema productivo”, agregó el informe.

Entre sus párrafos, la consultora privada destaca que “si el oficialismo enfrenta una derrota abultada, es decir, un resultado peor al que anticipa el mercado, las tensiones cambiarias se intensificarían. Por el contrario, si el resultado se asemeja al esperado por los actores financieros, las presiones cambiarias seguirían siendo acotadas”.

“En este escenario de reelección, cerraría el año apenas por encima del 50%“, vaticinó Ecolatina.