Desde hace dos meses, el mercado no se anima y hasta podría decirse que ni le interesa testear la real voluntad de vender reservas que pueda tener el Banco Central. Con poca demanda de los importadores y los dólares de la cosecha, el mercado cambiario muestra buena liquidez y una tranquilidad -desde fines de abril- que no se veía en más de un año.

El Banco Central realizó este lunes una compra de 800 millones de dólares al Tesoro Nacional con el objetivo de evitar una baja mayor del tipo de cambio, luego de que el precio de la divisa volviera a retroceder (hoy cerró en $ 43,480) pese a la baja de tasas.

La medida se suma a la realizada a fines de junio, cuando el BCRA le compró otros 400 millones de dólares al Tesoro, el cual mantiene su decisión de vender 60 millones por día (dólares del Fondo Monetario Internacional) aunque el tipo de cambio siga cayendo.

“Esta operación obedece nuevamente a que gran parte de las licitaciones de títulos que realizó en junio el Tesoro Nacional fueron suscriptas en dólares. Como consecuencia, el Tesoro quedó con un exceso de dólares en relación a los pagos en pesos que debe realizar”, informó el BCRA en un comunicado.

La decisión del Tesoro de vender estos dólares al Central aumenta los pesos en circulación o, en otras palabras, quita dólares del circuito aumentando así la demanda y, por tanto, esto evitaría una baja mayor del dólar.

Pero también es una manera de sumar dólares a las Reservas ante eventuales riesgos cambiarios en el marco electoral. Pese a la inyección de pesos, desde el Central consideraron que esta operación no modifica el compromiso de crecimiento cero de la base monetaria.