Bajó la nota de “B” a “CCC”. Es la primera calificadora en bajar la nota. Hasta el momento
Moody’s y Standard and Poor’s solo le habían bajado la perspectiva.

La calificadora de deuda Fitch resolvió este viernes bajar la calificación de la deuda argentina de “B con perspectiva negativa” a “CCC” de manera de “reflejar la elevada incertidumbre política posterior a las primarias del 11 de agosto, una restricción severa de las condiciones de financiamiento y un deterioro esperado del entorno macro-económico que aumenta la probabilidad de un default o una reestructuración de algún tipo”.

Los eventos macro-económicos de la semana, que se sintetizan en la pérdida de valor del peso del orden del 20% “puede afectar la posición de liquidez del país en el corto plazo y amplificar los riesgos de sostenibilidad de la deuda”.

Cabe recordar que la categoría “B” es para los activos “altamente especulativos” según la nomenclatura de Fitch, lo que quiere decir que “está presente el riesgo material de default, pero se conserva un margen de seguridad. Los compromisos financieros se vienen cumpliendo, pero la capacidad de continuar con los pagos es vulnerable a un deterioro del ambiente de negocios y económico”.

En cambio, la calificación “CCC” corresponde a un “riesgo crediticio sustancial” debido a que “el default es una posibilidad real”. Dado que las categorías “CCC”, “CC” y “C” (defaultinminente) no van acompañados de una perspectiva “por la elevada volatilidad de estas calificaciones y porque las perspectivas son de escaso valor informativo”, explican en Fitch.