La Cámara Federal confirmó el procesamiento de CFK en la causa por cartelización de obras públicas viales, un expediente derivado del caso de los cuadernos de las coimas, con más de cien imputados por el pago de sobornos para la distribución de contratos de obras viales a empresas constructoras.

También quedaron confirmados los procesamientos de los exfuncionarios del Ministerio de Planificación Federal y de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y decenas de empresarios contratistas del Estado.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi dieron por probado el esquema recaudatorio de dinero ilícito y valoraron la información aportada por el arrepentido Ernesto Clarens

Este expediente surgió, en gran parte, a partir de la lista aportada por Clarens, el hombre detrás de las finanzas de los Kirchner, que cuando se presentó como arrepentido en el expediente de los cuadernos de las coimas entregó planillas con registros de pagos ilícitos por parte de empresas contratistas del Estado.

El juez de primera instancia, Claudio Bonadio, evaluó esas planillas en relación a listados aportados por la Oficina Anticorrupción y la DNV y reconstruyó cómo era el esquema recaudatorio. Bonadio había procesado a Cristina como jefa de una asociación ilícita bajo el supuesto de que, desde su cargo como presidenta de la Nación no podía estar ajena a las maniobras de recaudación.

Clarens había apuntado sobre un grupo de empresarios como quienes pagaban habitualmente sobornos para quedarse con contratos de obra pública que administraba el Ministerio de Planificación Federal que manejaba De Vido.

El fallo firmado por los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi dejó procesada a la expresidenta, así como también a los exfuncionarios José López, Julio De Vido, Nelson Periotti, Sandro Férgola, Hernán Passacantando y Germán Nivello.

También quedaron procesados por cohecho activo los empresarios Ángelo Calcaterra, Carlos Wagner (Esuco y Cámara Argentina de la Construcción), Gerardo Ferreyra (Electroingeniería), Aldo Roggio (Grupo Roggio), Héctor Sánchez Caballero (Iecsa) o, Hugo Dragonetti (Panedile), Cristóbal López y Fabián De Sousa (CPC) y Juan Chediak (Cámara Argentina de la Construcción).

En el caso del empresarios Lázaro Báez y Hugo Eurnekian, la Cámara consideró que no hay elementos suficientes para que estén procesados y se les dictó la falta de mérito.

Vía Lanacion.com

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre