Los textiles fueron uno de los más castigados de la industria argentina en los últimos tres años y medio. Los empresarios calculan que la actividad del rubro cayó más del 30% durante el macrismo y se perdieron casi 30 mil puestos de trabajo.

Esa fueron las conclusiones del presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim, durante el discurso de apertura de la 15ª Convención Protextil. El dirigente agregó que el uso de la capacidad instalada se encuentra en la actualidad por debajo del 50% y alertó que el sector atraviesa “la peor crisis de este nuevo siglo”.

“Hemos intentado llevar adelante nuestra actividad como industriales en el marco de un entorno macroeconómico que ha atentado contra toda actividad productiva”, aseguró el empresario. “Todas las ramas de la industria manufacturera culminarán el año con niveles de actividad sensiblemente inferiores a los registrados en 2015”, agregó.

Kim estimó que “en estos últimos cuatro años la industria argentina habrá perdido más de 160 mil puestos de trabajo”. En el rubro textil, hasta finales de 2018 tenían registrada la destrucción de casi 23 mil puestos de trabajo. Pero estimó que el número llegó a 28 mil hasta julio pasado, lo que implica un retroceso del 19%.

El ejecutivo indicó que en los últimos 45 meses las ventas minoristas del sector solo crecieron en los tres últimos meses de 2017. Luego, son todas caídas, con un pico de 18,6% en agosto pasado. En lo que va del año, la actividad de la industria textil cayó 13,5 por ciento.

El sector textil sufrió casi como ninguno la apertura de las importaciones llevada a cabo por el macrismo. Comparado con 2015, el ingreso de ropa del exterior creció 76 por ciento.

Via Lapoliticaonline.com

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre