El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, festejó el triunfo de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires y se comprometió a enviar los recursos necesarios para terminar los dos buques petroleros que el Astillero Río Santiago no logra terminar desde hace 14 años.

“Venezuela tiene los recursos y está lista para invertir y terminar los dos buques en el astillero Río Santiago apenas se den las condiciones necesarias”, dijo Maduro este domingo en el Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, realizado en La Habana.

Maduro elogió la llegada de Kicillof a la provincia y cuestionó al gobierno de Mauricio Macri. “Con la llegada de Macri, con su odio y su ideologización de las relaciones internacionales, Macri, que nos odia y nos tiene miedo a la vez, paró todo y nos saboteó”, dijo el sucesor de Hubo Chávez.

El mandatario mencionó los petroleros gemelos bautizados como Eva Perón y Juana Arzuduy y aseguró que desconocía la situación de esos barcos. Dijo que el Eva Perón está a un 98% de avance de su construcción. “Hay un nuevo gobernador y un nuevo presidente (en Argentina). Y Venezuela está lista para invertir”, aseguró Maduro.

Los petroleros son un símbolo de las relaciones entre los gobiernos kirchneristas y el chavismo. El contrato se firmó como bombos y platillos en agosto de 2005 y debían entregarse en 2009. Sin embargo, entre la burocracia venezolana y las internas en el astillero, ya pasaron 14 años y los barcos siguen en el Astillero.

El Eva Perón llegó a botarse en 2012 en un mega acto donde participó el gobernador Daniel Scioli y los obreros del astillero estatal. Pero desde entonces reposa sobre un canal interno del astillero.

En cuanto al Juana Urzuduy, en agosto se montaron los bloques de babor y estribor correspondiente al guardacalor (chimenea) del buque y sus trabajos están más atrasados que el Eva Perón.

Lacunza quiere que los trabajadores del Astillero hagan obra pública en la provincia

María Eugenia Vidal apostó a un enfrentamiento con el astillero estatal en un conflicto que duró varios meses. La pelea de fondo fue contra Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), el sindicato que tiene el control del astillero.

Hubo fuertes protestas. En el astillero (ubicado en Ensenada), los trabajadores mantuvieron de rehén a un grupo de dirigentes. En La Plata, hubo manifestaciones frente al Palacio de Gobierno, algunas con serios incidentes y represión. Más tarde, los trabajadores llegaron incluso a tomar el ministerio de Economía.

En los barcos venezolanos pueden verse varios grafitis que refieren a esa tensión con el gobierno. “Capdevilla traidor HDP”, se lee sobre el Juana Urzuduy. Daniel Capdevilla es el presidente de la empresa, designado por la Gobernadora.

La situación se fue normalizando cuando las dos partes entendieron que era imposible seguir escalando el conflicto. El arzobispo Víctor Fernández fue clave en ese diálogo.

Como parte de los acuerdos, el gobierno desactivó una serie de negociados del gremio en el Astillero y los trabajadores aceptaron realizar trabajos ajenos a la industria naval, entre ellos una serie de compuertas en la laguna de Carhue y un puente de 65 toneladas para ser instalado sobre el arroyo Los Huesos, en Lobería.

A lo largo de los años, la cantidad de personal del Astillero creció exponencialmente aunque la producción fue decayendo. LPO adelantó una de las claves del engrose de personal. Durante los años 2011 y 2012 ingresaron casi 500 trabajadores de la Uocra que cumplieron tareas en el Estadio Único de La Plata y que al terminar la obra pasaron a engrosar la planta del astillero estatal.

El astillero tiene 3251 trabajadores. Y de acuerdo al presupuesto actual gasta $3.500 millones al año (alrededor del 15% del déficit fiscal anual). Según información del gobierno, sin producción alguna la planta de Ensenada genera sólo el 1% de lo que gasta. El otro 99% lo financian los bonaerenses con sus impuestos.

Pero además, de los 3251 trabajadores, el 70% tiene sueldos promedio de $40.000. Un 18% pertenece a puestos jerárquicos y percibe salarios que van desde los $100.000 a los $300.000 por mes. Según pudo saber LPO, los suelos promedios son incluso superiores a los de Siderar (Techint) que es de las empresas del rubro que mejor paga a los trabajadores.

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre