La Confederación General Económica (CGE) califica como políticamente inoportuna, económicamente asfixiante y socialmente provocativa al último incremento autorizado por la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, del orden del 25% en las tarifas de electricidad facturadas por las empresas prestadoras que operan en el ámbito bonaerense, a través de la resolución 1.713 del Ministerio de Infraestructura provincial. Y advierte, además, que la medida alimenta un círculo vicioso de recesión, inflación, pobreza y caída de recaudación impositiva.

Para la CGE, la única entidad gremial empresaria federal de cuarto grado, conformada por Federaciones empresarias pymes de las 24 provincias del país y con la importante asociatividad de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), la medida es políticamente inoportuna porque condiciona toda política tarifaria que pueda implementar el próximo gobierno elegido en las urnas durante las elecciones del domingo pasado, como parte de un plan económico bonaerense alineado, seguramente, a un plan nacional.

Por lo tanto, el actual gobierno encabezado por la gobernadora Vidal debería atender la correcta solicitud realizada por el gobernador electo, Axel Kicillof, y dejar sin efecto la medida, en el marco de una política de estado que priorice la actual realidad económica de los bonaerenses por sobre un contrato hoy divorciado de esa misma realidad, y que por respeto a la institucionalidad a la gestión por asumir le facilite la administración política de la Provincia.

La CGE describe esa realidad en que la situación de las pymes es desesperante y que esta medida las asfixiará por completo, con el consecuente incremento del cierre de persianas y una mayor pérdida de fuentes laborales, o sea mayor pobreza en la población y una baja pronunciada en la capacidad de crear el PBI sumamente necesario para revertir el camino de la recesión.

En este contexto, el recientemente nombrado presidente de la CGE, Roberto Marquinez, enfatizó que “existe y se profundiza ahora una transferencia de la riqueza de pymes y trabajadores hacia empresas de servicios públicos que no se controlan debidamente, que son ineficientes en la prestación de los servicios y que realzan una insuficiente inversión en infraestructura, y esta transferencia profundiza la recesión y al mismo tiempo provoca inflación”.

Según Marquinez “este tipo de decisiones acelera el círculo vicioso en que la economía argentina se encuentra, porque desde el lado de la oferta las pymes se ven obligadas a trasladar parte de este aumento a sus productos y servicios lo que dispara la inflación, mientras que la demanda se retrae porque no puede comprar a precios más caros y al mismo tiempo la gente común deja de consumir porque debe destinar una porción más grande de sus ya paupérrimos ingresos para pagar la factura de luz”.

Entonces Marquinez advierte que “toda esta errada política termina perjudicando la cuentas públicas porque al disminuir la actividad económica con medida recesivas e inflacionarias como este tarifazo termina por golpear los ingresos tributarios de la Provincia y de la Nación, por lo que resulta incomprensible esta absurda escala de valores en la toma de decisiones del actual gobierno provincia, con indudable aprobación de la Casa Rosada”.

En cuanto al que el tarifazo es provocativo, el titular de la CGE alertó que la gobernadora Vidal “debería ver el contexto internacional como las masivas manifestaciones ocurridas en Francia o en Chile y en otros países, en donde medidas económicas que podrían calificarse de pequeñas, en comparación con este 25% de aumento, terminaron siendo la chispa de incendios sociales en sociedades que no están sufriendo una crisis como la sociedad argentina, que hace tiempo que sufre una pronunciada pérdida del poder adquisitivo y una incertidumbre agobiante, por lo que desde la CGE le solicitamos con respeto a su investidura la prudencia y sentido común al momento de decidir medidas que terminan beneficiando a unos pocos empresarios en detrimento de la columna vertebral de la economía argentina, que está conformada por las pymes y por el mercado interno y de una Argentina que a fin de año tendrá a más del el 40% de su población sumergida en la pobreza”.

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre