El diputado nacional, Felipe Solá confirmó que podría ser el candidato de Sergio Massa en la Capital Federal, en donde el sello del Frente Renovador se ubica segundo de acuerdo a una encuesta de Hugo Haime que publicó LPO.

El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires, que hizo su carrera en esa jurisdicción en las últimas décadas, nació y estudió en la Ciudad, por ende está habilitado para competir en territorio porteño.

Luego de malas experiencias en la Capital, con el 1% de Guillermo Nielsen como peor antecedente, Massa está decidido a explotar el 15,2 por ciento que sacó en las presidenciales de 2015 en la Ciudad.

El entorno de Sergio Massa, le sugirió que tenía que hacer elegir a un candidato con altísimmo nivel de conocimiento si quiere llevar ese 15 por ciento hasta un 25%, que es, según los cálculos del Frente Renovador, la porción de porteños que no quieren votar ni al PRO, ni al kirchnerismo, ni a la izquierda.

Entre la danza de candidatos que comenzó a barajar Massa, quedaron dos: Roberto Lavagna y Felipe Solá. En las últimas dos elecciones, Lavagna desistió de participar luego de varias idas y venidas. Ahora, el ex ministro de Economía no quiere eclipsar la carrera de su hijo Marco, quien parece número puesto para competir por la jefatura de gabinete en 2019.

En ese contexto Massa le pidió a Felipe que sea candidato a diputado nacional. “Me he tomado el mes de febrero para contestarle al peronismo de la Capital, ellos tienen muchas ganas y Sergio Massa no vería mal que yo compita”, dijo Solá este domingo en diálogo con FM Futurock.

De aceptar el diputado Solá, el líder del Frente Renovador también mantuvo conversaciones para sumar a un armador de peso en la Capital: Juan Manuel “el gordo” Olmos, el ex presidente del PJ porteño que aportó más de un centenar de locales partidarios, una estructura que Massa no tuvo en las últimas elecciones en la Capital. Olmos, como explicó LPO, rompió su alianza histórica con Víctor Santamaría, actual titular del PJ porteño, y creó la agrupación Nuevo Espacio de Participación.

Olmos, como la mesa sindical encabezada por Andrés Rodríguez y representada Fernando Barrera (UPCN), quieren cerrar cuanto antes el acuerdo con el massismo en Capital, la condición es incluir a la mujer del “gordo”, la legisladora María Rosa Muiños, que este año renueva su banca.

El complejo esquema de alianzas que tenia la agrupación kirchnerista “La Campora” en el distrito porteño, muy esquivo a la figura de Cristina Fernández de Kirchner, se fue deshilachando. Santamaria sólo ha podido conservar a duras penas, una parte de ese armado.

Según el sondeo de Haime, realizado entre el 1 y 3 de febrero ante 500 casos en la Ciudad, para las elecciones a diputado nacional, el 17,8% votaría al candidato que elija Massa. Desde el entorno de Sergio Massa señalaron que Felipe tiene un nivel de conocimiento del 90 por ciento en la Capital, más allá de los niveles de imagen negativa.

Esta intención de voto ubica al potencial candidato del Frente Renovador en segundo lugar, detrás del candidato que elija Mauricio Macri, un universo que según la encuesta es de un 38,2 por ciento.

Aunque los números del massismo están en un empate técnico con el porcentaje de votantes que votaría al candidato elegido por Cristina Kirchner, que de acuerdo al sondeo es de un 17,5%.

En el entorno del ex intendente de Tigre, están atentos a los movimientos de Martín Lousteau: es que si el embajador en Washington cede a las presiones del PRO y no compite, dejará huérfana una porción importante del electorado que irá a disputar el Frente Renovador.

Dejar una respuesta