El ministro de Finanzas, Luis Caputo, aseguró hoy que “la deuda es sostenible y manejable” y expresó que “no es un problema” porque el Gobierno “va a cumplir a rajatabla con las metas fiscales” anunciadas.

Al disertar en la Conferencia Anual de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericana (FIEL), Caputo destacó también que “la recuperación económica se siente en la calle y la gente lo percibe” porque “el salario real aumentó e hizo que aumente el consumo”.

Caputo vaticinó también que el año que viene “habrá un boom de créditos hipotecarios”, con préstamos que rondarán “los 10 mil millones de dólares por mes” y subrayó que la Argentina tiene “un futuro espectacular”.

El titular de Finanzas destacó también como un dato positivo el hecho de que los bancos privados se hayan sumado a los créditos hipotecarios “porque eso garantiza que (la política impulsada por los bancos públicos) va a ser sostenible”.

 

También pronosticó que en “los próximos cuatro años vamos a necesitar que el sistema bancario duplique sus activos para sostener el nivel de crédito que pretendemos”.

“El verdadero desafío es cómo hacemos para tener un crecimiento liderado por la inversión, sostenible por 10 ó 15 años, es decir cómo hacemos para no quedarnos sin nafta”, señaló Caputo, quien rechazó la idea de que la deuda que está tomando la Argentina sea un problema.

“La deuda, tanto bruto como neta (total o la que se tiene con privados y organismos multilaterales) es sostenible y manejable”, afirmó el funcionario, quien subrayó que eso se debe a que la Argentina “va a cumplir a rajatabla” con las metas de reducción del déficit fiscal.

Al respecto, señaló que “dado que siempre vamos a cumplir las metas fiscales, la deuda no es un problema”, afirmó Caputo, quien reiteró que el endeudamiento en relación con el producto bruto interno (PBI) “se estabilizará en 2020 y comenzará a ser decreciente” a partir del 2021.

En cuanto a la economía, el funcionario señaló que la “recuperación se siente la calle y la gente lo percibe” y expresó que “el aumento del salario real hizo también que aumente el consumo”.

“Estamos frente a un crecimiento liderado por la inversión, que es un crecimiento sano, que además está acompañado por una baja del gasto público, del déficit y de la presión tributaria, algo que no sucedía en la Argentina en los últimos 100 años”, puntualizó.

De todos modos, Caputo marcó que el desafío del Gobierno es, a la vez que reduce el gasto público, aumentar el nivel de inversión en infraestructura y, en ese sentido, destacó los programas de participación público-privada (PPP), que permitirán “invertir 3,5 puntos porcentuales del PBI”.

También mencionó los fondos que el Gobierno conformará con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) para obras de infraestructura y con la CAF para el mismo fin, pero en las provincias.

Respecto de las PPP señaló que su cartera recibió “59 proyectos de distintos ministerios con una inversión de 26 mil millones de dólares que van a ser puestos en marcha a partir del segundo trimestre de 2018”.

Tras señalar que la Argentina tiene “un futuro espectacular”, Caputo también destacó la necesidad de impulsar el desarrollo del mercado de capitales, con mayor participación de las pymes.

Al respecto, y tras mencionar el programa de obligaciones negociables simplificadas, Caputo expresó que “ya salieron dos pymes (al mercado) y tenemos 40 en lista de espera” para hacer sus colocaciones.

Dejar una respuesta