Independiente no pudo comenzar la Copa Sudamericana como hubiese querido. Anoche en Avellaneda, el Rojo igualó 0 a 0 ante Alianza Lima en su debut en los 32avos del certamen copero. El local fue superior ante los peruanos pero nunca pudo graficar esas chances en el marcador y terminó masticando bronca por el tercer empate consecutivo en la era Holan.

En la primera etapa ambos equipos comenzaron jugaron de igual a igual. Independiente llegó con peligro por primera vez a los 15’, cuando Rigoni desbordó por el sector derecho, encaró al área pero pecó de individualista y fue el arquero el que le ahogó el grito. Era un poco más Independiente que se encontró con un penal dudoso sancionado por el árbitro chileno a los 17’ cuando Paolo De La Haza tocó en el área a Barcos y el árbitro sancionó penal.

El encargado de ejecutarlo fue Emanuel Gigliotti, pero al ex Boca le faltó potencia en su remate, encima el arquero Leao Butrón voló a su palo izquierdo y le contuvo la chance al “Puma” de abrir el marcador.

El juego de Alianza, comenzó a crecer y se animó recién a llegar con peligro a los 27’ cuando Araujo remató pero Campaña llegó con lo justo para contener ese tiro. A los 33’ nuevamente tuvo la chance Independiente con un tiro libre peligroso que ejecutó Rigoni y que se fue apenas por encima del travesaño. Pero los peruanos dieron respuesta unos minutos después cuando Luis Aguiar probó desde la derecha, potente, pero a su remate le faltó un poco de dirección.

En el complemento, Independiente con toda la presión de salir a buscar el encuentro, arriesgó un poco más. Al minuto avisó cuando Emiliano Rigoni remató de zurda dentro del área tras una buena habilitación de Domingo Blanco, pero nuevamente la pelota se fue desviada. Holan se la jugó toda con las variantes, y mandó a Benitez a la cancha.

El delantero asistió a Barco, que probó desde fuera del área pero sin éxito. Si a esa altura el arquero peruano Burton ya era figura, con el paso de los minutos su presencia fue afianzandose más y a los 29 el local desperdició la más clara cuando tras centro al área Albertengo le bajó la pelota a Benitez y con todo a su favor para definir, la acomodó, pero su remate de zurda se fue rozando el palo derecho del arquero.

En lo que quedó, el Rojo fue y fue, pero su falta de eficacia y la buena actuación del arquero rival le impidieron comenzar el certamen copero como hubiese querido.

Dejar una respuesta