“El Banco Central comenzó a subir los rendimientos de largo plazo para generar un incentivo a desplazarse por la curva a mayores vencimientos. Durante las licitaciones primarias de estos instrumentos los rendimientos fueron inferiores a los que se observaron en la última jornada de la semana. Así, los rendimientos anuales de largo plazo comenzaron a subir hasta igualar a los de corto plazo”, explicó Ezequiel Estrada director de Ficonomics y agregó que “esto ocurre para descomprimir los vencimientos de corto plazo, extender los plazos de renovación”.

La autoridad monetaria, con el objeto de quitar pesos de la calle y quitarle presión al dólar, desde hace meses que decidió pagar más por colocaciones a corto plazo que por colocaciones a más largas. Este dibujo en la curva de vencimientos se mantuvo hasta ahora, también con un BCRA inmerso en su lucha por controlar la inflación.

En el mercado secundario las letras a 12 días ofrecen una tasa de 26,55% las de 47 días 26,30%, 75 días de 26,40%, 103 días de 26,40%, 138 días 26,40%, 166 días 26,26%, 201 días 26,23%, 229 días 25,95% y de 257 días de 25,75%.

Los analistas alertan que el riesgo de mantener la curva invertida, semana a semana vencen grandes stock de deuda y si los inversores no quieren renovar las letras, una masa de pesos puede inyectarse en el mercado cambiario e impactar en el tipo de cambio o sobre la inflación.

El próximo 16 de agosto vencen $ 534.900 millones, lo que representa el 56,7% del stock total. Desde Balanz Capital alertan que si solo se realiza un 75% de rollover, se inyectarían $ 134.000 millones y esto podría impactar en una depreciación del peso.

Desde EconViews, la consultora que dirige el economista Miguel Kiguel, adelantan que “la pendiente seguirá siendo negativa al menos hasta septiembre para anclar expectativas de inflación, lo que apoya nuestra recomendación de renovar en plazos cortos. Consideramos que septiembre será la ventana ideal para alargar los plazos de la cartera de Lebac”.

La decisión de la entidad que conduce Federico Sturzenegger surgió a partir de lo que está esperando el mercado y que se conoció esta semana en el Reporte de Expectativas Macroeconomicas (REM) del Central. Los analistas encuestados proyectaron una corrección al alza de la inflación para 2017 y los próximos 12 meses. “Es así que las tasas de mediano y largo plazo subieron para generar retornos positivos en esta parte de la curva y a su vez, mandar una señal al mercado”, afirmó Estrada.

“Si quiere aumentar la efectividad de su política y reducir los riesgos asociados a ella, el BCRA debería pensar en canjear deuda de corto plazo por deuda de largo y hacer positiva la pendiente de la curva de la tasa de interés. Ello regeneraría incentivos más acordes al crecimiento y la inversión”, sostuvo el economista Fernando Baer.

La modificación de la curva sucede una semana antes de las primarias y el Gobierno, pese a que diga que no es su prioridad, busca mantener el precio del dólar a raya y por debajo de los $ 18. “Al estar en clima electoral el BCRA busca controlar el dólar incrementando los retornos en pesos para que no sea más atractivo invertir en o que el inversor busque refugio de valor en el dólar de cara a la elección”, finalizó Estrada.

Con información de: El Cronista

Dejar una respuesta