Cristina Fernandez de Kirchner ya lo venía observando desde hace tiempo y no estaba de acuerdo con la forma en que se relacionaba Axel Kicillof, con el gobierno de Mauricio Macri, ni con el bloque del “Traidor de Bossio” y mucho menos con la relación que entablo, con Marco lavagña el cual responde al líder del Frente Renovador Sergio Massa.

La ex presidenta puso el grito en el cielo, la mañana que se enteró por los medios nacionales, de las declaraciones más que elogiosas, del Presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzo, hacia el diputado Axel kicillof.

Cristina Fernandez de Kirchner
Cristina Fernandez de Kirchner, Axel Kicillof y Carlos Zannini.

Una calificada fuente del Kirchnerismo confirmo el malestar, no solo de la ex presidenta, sino también de Máximo Kirchner y la mesa chica de la Campora. Dicen los referentes de esta agrupación que “Axel busca diferenciarse y blanquear su imagen respecto del resto de los kirchnerista. No dudan tampoco que Axel “ se corte solo y haga la gran Bossio”

Se profundiza la grieta, pero esta vez la del núcleo duro del kirchnerismo, que quizás nunca fue tan duro.

Dejar una respuesta