El Gobierno intermedió entre gremialistas y empresarios para firmar una carta de intención política que invita al sector privado a negociar un bono de fin de año con un piso de 2000 pesos. Pero es eso: una expresión de deseos y nada más. Así quedó en claro tras las declaraciones de varios líderes de las cámaras, quienes resaltaron que a partir de ahora se abrirá una mesa de diálogo. En algunos sectores, como por ejemplo las pymes, fueron más allá y dijeron que el pago extra es de cumplimiento imposible para ellos.

El primero en tratar de limitar los alcances del anuncio que se realizó ayer en Casa de Gobierno fue José Urtubey, dirigente de la UIA. Dijo que la foto del miércoles por la noche representa un documento político que habilita a los distintos rubros de la industria a discutir los términos de una eventual compensación de fin de año por el fuerte aumento de la inflación. Daniel Funes de Rioja también se expresó en el mismo sentido.

Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato que dirige la CGT, salió rápido al cruce y contestó: “Si no cumplen, va a haber problemas”.

cgt“Los empresarios más importantes del país se comprometieron a abrir esta negociación, que tiene como referencia estos 2.000 pesos. Las obligaciones siempre fueron relativas en Argentina, somos un país donde muchas veces se violan los decretos o no se respetan las leyes. Aspiramos a que esto se discuta en cada uno de los lugares donde se ha plasmado esta firma, de lo contrario va a haber problemas”, señaló el gremialista en declaraciones a radio La Red.

Tras la firma del acuerdo, desde FECIBA (Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires) aseguran que fueron “ninguneados” por el Gobierno.

Raúl Zylbersztein, presidente de la entidad que nuclea a un importante grupo de pymes, afirmó que no se puede aceptar un acuerdo derivado de una mesa de diálogo de la cual ni siquiera pudieron participar.

“El Ejecutivo hizo oídos sordos a los reclamos de las pequeñas y medianas empresas y eso quedó más que claro porque ni siquiera convocó a los representantes del sector para que puedan expresarse”, insistió.

En tal sentido, Schmid aseguró que el problema de las pymes es anterior a la firma del acuerdo. “El aumento tarifario, la presión tributaria y la falta de acceso al crédito, siempre ha colocado en el ojo de la tormenta al sector pyme”.

Dejar una respuesta