El cuerpo hallado en el río Chubut en el marco de la búsqueda de Santiago Maldonado era trasladado esta mañana en un avión sanitario desde Esquel hacia el Aeroparque metropolitano.

El avión sanitario había volado durante la madrugada desde el Aeroparque hasta Esquel y emprendió su regreso a la Capital alrededor de las 6:30.

El cuerpo fue trasladado desde la morgue hacia el aeropuerto local en medio de un operativo policial y bajo la observación del juez de la causa, Gustavo Lleral, los peritos de parte y miembros de la Policía Científica. El magistrado y los peritos viajaban en el avión hacia Buenos Aires y se esperaba que la autopsia se realice hoy mismo.

Según indicaron fuentes aeronáuticas, la partida del avión hacia Esquel sufrió una demora debido a una tormenta que se registró en la noche del miércoles en la Capital. La máquina, de 19 plazas y acondicionada como avión sanitario, recién partió del Aeroparque Jorge Newbery en los primeros minutos de hoy y la duración de vuelo fue de casi cuatro horas.

Según se prevé, una vez que el avión toque suelo porteño, el cuerpo será trasladado hacia la morgue judicial del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia, de la calle Viamonte, donde se intentará determinar su identidad y se le practicará la autopsia que establezca la causa y el momento de la muerte.

La posibilidad de que el cuerpo sea de Santiago Maldonado impactó en la política nacional y tanto el gobierno nacional como la oposición decidieron suspender sus actos de campaña en el tramo final hacia las elecciones legislativas del próximo domingo.

A la vez, la familia del artesano respaldó el accionar del juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, y volvió a cuestionar a la Casa Rosada, tras catalogar de “provocación” el viaje del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, a Chubut. La fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, solicitó que la autopsia se lleve a cabo con la presencia de todas las partes involucradas en la causa, a fin de evitar “posibles impugnaciones o cuestionamientos”.

En un comunicado, pidió que “participen todas las partes que integran la causa”, es decir, “las cinco querellas y el único imputado de la fuerza sospechada que se presentó en el expediente”, el subalferez Emmanuel Echazú.

El efectivo participó del operativo de la Gendarmería en la comunidad de Pu Lof y regresó de allí con una herida en el rostro, lo que despertó dudas sobre su comportamiento: declaró bajo juramento que recibió un piedrazo de los mapuches al borde de la ruta 40, aunque las imágenes que lo muestran a la vera del río Chubut ensangrentado.

Ávila destacó que la decisión fue tomada para evitar que quede “abierta la posibilidad a que se deba reordenarla, con el desgaste, incertidumbre y el sufrimiento que implicaría a los familiares de la víctima, sin soslayar las posibles impugnaciones o cuestionamientos que un peritaje de tal envergadura podría acarrear”.

El cuerpo iba a ser trasladado en la noche de este miércoles a la Ciudad de Buenos Aires para que la autopsia sea realizada por el Cuerpo Médico Forense dependiente de la Corte Suprema de Justicia, aunque el Ministerio Público Fiscal también propuso al magistrado “la participación en todo el proceso del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) a los fines de resguardar la cadena de custodia y reasegurar las medidas”.

El cuerpo encontrado vestía ropas oscuras y una campera de color celeste, que coincidía con los testimonios de las últimas personas que vieron a Santiago, al igual que con una foto tomada por Gendarmería el pasado 1 de agosto durante el desalojo de la ruta 40, en la que aparecería el tatuador.

El cuerpo tenía además entre sus prendas el DNI de Santiago, aunque Inchaurregui subrayó en conferencia de prensa que “la presencia de efectos personales en las ropas no implica de ninguna manera una identificación positiva de ese cuerpo”.

“No ha sido identificado hasta el momento y esa identificación se hará oportunamente en la Morgue Judicial pero no en este momento”, insistió el especialista respecto al DNI en cuestión.

La abogada de la familia del joven platense, Verónica Heredia, también planteó sus dudas sobre el lugar donde se produjo el hallazgo, a unos 300 metros río arriba del lugar donde Santiago Maldonado fue visto por última vez.

“Por qué aparece (el cuerpo) en el cuarto rastrillaje en un espacio tan pequeño” y “a simple vista”, se preguntó la letrada, quien agregó: “Este rastrillaje el cuarto en el mismo lugar y no tenemos ninguna explicación a la fecha de por qué los otros resultados dieron negativo y este positivo. Tenemos que tener el resultado de la autopsia y continuar viendo las pruebas que ya están en la causa y las que se van a agregar”.

En declaraciones a la prensa en Esquel, Heredia sostuvo que la familia tiene “todas las hipótesis” sobre lo que ocurrió y resaltó que “el hallazgo fue en el mismo lugar donde ya se hicieron tres rastrillajes”.

A su vez, Sergio Maldonado, dijo que “no” puede asegurar qué ocurrió con el cuerpo hallado, pero dijo que “intuitivamente” considera que “fue plantado” en ese lugar.

Dejar una respuesta