Si se toma como referencia la reunión de este martes en la sede parlamentaria del PJ-FPV, de todas las expectativas que el kirchnerismo había depositado en el Congreso de hoy sólo sobrevivió la posibilidad de integrar una lista única de cara a la interna del 8 de mayo, algo aún no resuelto.
pj2La cumbre de ayer fue ruidosa. Estuvieron Jorge Capitanich y 41 diputados nacionales (los chaqueños menos Martínez Campos y Sandra Mendoza; Julio de Vido, Luis Basterra y por supuesto el titular del bloque, Héctor Recalde, entre otros). Parecía que los soldados de Cristina iban a sacudir el avispero este miércoles, pero el peronismo ortodoxo terminó quedándose con los principales porotos en una jornada no carente de tensiones y pases de factura.
BUENA JUNTA
Una de las claves para evitar la intervención judicial de Servini de Cubría era apurar la conformación de la Junta Electoral. Curiosamente La Cámpora no la integra por decisión propia: cuando se le ofreció un espacio lo rechazó.
Los trece miembros son Hugo Curto, ex intedente de Tres de Febrero; Celso Jaque, ex gobernador de Mendoza; Daniel Barrera, quien responde al jefe del PJ Bonaerense, Fernando Espinoza; Cristina Alvarez Rodríguez, vicepresidenta del PJ Bonaerense; Silvina Frana (Santa Fe), Hugo Insausti (Jujuy) y Armando Cabrera (Formosa). Además, la completan Jorge Franco (Misiones); Bernardo Herrera (Santiago del Estero); Marina Riofrío, senadora nacional por San Juan; Máximo Rodríguez, quien responde a Curto; Marta Cascales, esposa de Guillermo Moreno, y Mauricio Mazzón, referenciado en el Bloque Justicialista e hijo del fallecido operador peronista Juan Carlos “Chueco” Mazzón. Un grupo muy federal pero poco “K”.
¿NO A LOS BUITRES?
El kirchnerismo se había mostrado ayer intransigente en su rechazo a la derogación de la “ley cerrojo” en el Congreso, solicitada por el juez Thomas Griesa para aceitar el pago a los holdouts. No sólo es un hito ideológico (el No a la negociación claudicante, a las relaciones carnales) sino una defensa con los talones en la trinchera de una de las principales definiciones políticas de Cristina Fernández y de Néstor Kirchner.
Durante el Congreso se lo quiso imponer como un punto clave pero Miguel Ángel Pichetto zanjó el posible debate afirmando que en el Parlamento se votaría autónomamente “lo mejor para las provincias”. Como se sabe, las provincias buscan financiamiento para no hundirse, es decir fondos por la vía del endeudamiento, algo que sólo sería viable en el corto plazo aceptando las condiciones del magistrado yanqui.
kirchnerismoEl rionegrino se ganó una silbatina por “entreguista” pero el pleno le dio la razón: en el acta del encuentro no quedó registro del tema. No hubo votación para tomar una decisión legislativa sobre transar o no con el Pro y la UCR.
CARTA ORGÁNICA
La modificación de la carta orgánica fue otro de los puntos del orden del día que esparaban debatir los referentes del cristinismo en sus distintas vertientes. El propio Capitanich había planteado alternativas semanas atrás respecto de los tipos de representación para sufragar cuando se integra un partido con millones de afiliados en todo el país. De nuevo, la decisión de la cúpula convalidada por la mayoría de los 662 congresales presentes sobre un total de 900, fue dejar esa posibilidad para después de la interna.
SIEMPRE ADELANTE
En el peronismo los abismos ideológicos son negociables. Las malas jornadas hay que tragarlas y seguir.
En Obras estuvieron desde Agustín Rossi, a quien calificaron como uno de los responsables de la derrota, hasta Carlos Zannini; estuvo -calladito- Diego Bossio y habló Oscar Parrilli, a quien le gritaron “¡Repartí los diez palos que te llevaste!”. Los peronistas ni se andan con chiquitas ni se perdonan las agachadas.
El kirchnerismo quería que se impugnara el nombre del bloque de Bossio porque la sigla “PJ” ya la usa el bloque “FpV-PJ”, y esperaban repudiar a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, candidatos a la Corte elegidos por Macri, pero ni esas discusiones pudieron imponer.
Eso sí: tienen claro que si para cuando lo exija el calendario se logra conformar una lista de unidad (posiblemente encabezada por José Luis Gioja) las viejas rencillas quedarán sepultadas.

Dejar una respuesta