El flamante presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, se reunió hoy con el astro Lionel Messi en Barcelona para fijar la estrategia de su defensa ante la FIFA con el objetivo de reducir la sanción de cuatro fechas que recibió en las Eliminatorias Sudamericanas para Rusia 2018, pero a la vez negó que en su breve estancia en España vaya a mantener contacto con el entrenador Jorge Sampaoli, actualmente en Sevilla, para su eventual contratación como director técnico de la selección.

“No vine a hablar con Sampaoli, sino a visitar a Messi solamente, quiero hablar con el mejor jugador del mundo”, reiteró una y otra vez Tapia, instantes después de aterrizar en tierra catalana, a la que arribó pasadas las 11 (hora de la Argentina) en el vuelo 1160 de Aerolíneas Argentinas.

Horas más tarde, Tapia en efecto se reunió con el astro rosarino para diagramar juntos una estrategia de cara a la audiencia a la que fue citado Messi en Zurich el próximo 4 de mayo, y que tendrá como único fin reducir la sanción de cuatro partidos (de los cuales ya cumplió uno) para poder estar en la recta final de las Eliminatorias, cuando restan los compromisos ante Uruguay, Venezuela, Perú y Ecuador.

“Necesitamos que se le baje la sanción y para eso contratamos a los mejores profesionales”, indicó el “Chiqui” Tapia en su breve contacto con los medios de prensa que lo aguardaban en la estación aérea.

Respecto de una posible reunión con Sampaoli, el actual DT del Sevilla y candidato excluyente a suceder a Edgardo Bauza al frente del seleccionado, el directivo negó que fueran a reunirse.

¿Cambio de estrategia por el enfado del Sevilla?, le preguntaron a Tapia, a lo que respondió: “No, no, vine a hablar con Messi, por favor, ¿hay algún audio o nota donde hayamos manifestado esto los dirigentes?”, preguntó.

“Los plazos serán los normales, no vine a hablar con Sampaoli y no estamos apurados para tener un nuevo director técnico”, insistió Tapia, quien también descartó un encuentro en Madrid con Diego “Cholo” Simeone, técnico del Atlético de Madrid.

“Después de dos años hay un presidente electo de la AFA que quiere hablar con el mejor jugador del mundo, que es el abanderado de nuestro fútbol”, remarcó.

Pero, ¿contará la decisión de Messi en la elección del nuevo director técnico de la selección? Tapia, ya molesto e intentando abrirse paso entre la nube de periodistas, dijo tajante que no venía “a hablar de ningún director técnico”.

“Sean prudentes, los jugadores se ponen la camiseta y tratan de representar al país de la mejor manera”, zanjó.

El máximo dirigente del fútbol argentino se dirigió posteriormente al imponente y lujoso hotel Arts, junto al mar mediterráneo y que cuenta con unas espectaculares vistas. Allí lo esperaba Pepe Costa, el hombre de confianza de Messi en el Barcelona.

Sobre las 18.30 bajó de su habitación y se subió al auto de Costa para concretar el encuentro, cuyo lugar se mantuvo en estricta reserva, aunque sería en alguna de las propiedades del astro.

Uno posible es el dúplex que el capitán argentino tiene en el exclusivo barrio de Pedralbes, al oeste de Barcelona y cerca del Camp Nou, o bien su casa principal en el municipio costero de Casteldefels, al sur de la ciudad condal.

Tapia regresó a su hotel tres horas después y no quiso hacer declaraciones a la prensa.

Messi fue citado por la FIFA para declarar el próximo 4 de mayo en Zurich en el marco del proceso de apelación iniciado por la AFA por la sanción impuesta al capitán argentino tras los insultos que le profirió a un juez asistente brasileño en el partido con Chile, el pasado 23 de marzo, por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Rusia 2018.

El jugador del Barcelona viajará ese día a Suiza para declarar, pese a que no es obligatorio, puesto que la AFA considera que es importante que lo haga para reforzar su defensa.

Después de mantener su “cumbre” con Messi y con la misión en ese sentido cumplida, el dirigente de la AFA tendría pensado regresar mañana mismo a Buenos Aires en un vuelo de Aerolíneas Argentinas que parte sobre las 19 hora local.

Dejar una respuesta