Desde, por lo menos, el 4 de agosto de 2015 el entonces secretario de Seguridad de la Nación y actual senador bonaerense por el Frente para la Victoria, Sergio Berni y el fiscal federal y miembro de Justicia Legítima, Franco Picardi, tenían un detallado informe con la localización exacta del acusado de ser el cerebro de la efedrina y el triple crimen de General Rodríguez, Ibar Pérez Corradi. Sin embargo, nadie ordenó su captura.

Se trata de un informe secreto que el fiscal de Delitos Complejos de Mercedes, Ignacio Bidone, le dio a la Gendarmería, que dependía de Berni, y a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), que dirigía Oscar Parrilli, que incluía hasta un plano de los departamentos y casas en que se escondía y la foto de su joven y hermosa acompañante paraguaya con la que “tendría tres hijos y seguiría traficando drogas”. Así lo revelaron a Clarín fuentes judiciales.

sergio berniPor esta razón, la diputada de Confianza Pública, Graciela Ocaña, denunció ayer a Berni y a Picardi por encubrimiento ante el juez federal Ariel Lijo a favor del jefe de la banda que integraban los hermanos Lanatta y Schillaci.

Sin embargo, Berni rechazó por “ridícula” la denuncia de Ocaña (Ver aparte). Clarín también consultó a Picardi pero no respondió a un mensaje.

Llamativamente, Berni dijo el jueves pasado que le había dejado “un informe preciso” sobre el paradero de Pérez Corradi a la nueva ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. El financista tiene un pedido de captura en Interpol desde hace 44 meses.

Los comentarios de Berni tuvieron lugar unos días después de que los abogados del prófugo, el ex comisario bonaerense Juan José Ribelli y Carlos Broitman pidieran a Bullrich negociar la entrega de su cliente a cambio de que la causa pase del fuero penal bonaerense –donde está Bidone– al fuero federal. Bullrich rechazó las negociaciones y el fin de semana pasada despachó una delegación policial a Ciudad del Este, pero Pérez Corradi no pudo ser capturado aún.

Dejar una respuesta