El ministro de cultura de la Nación a menos de 60 días en la función, ya tuvo dos bajas. Renunció la directora nacional de Patrimonio Liliana Piñeiro, que tenía también a su cargo el Museo Histórico Nacional y había conservado la dirección de la Casa del Bicentenario, por decisión del ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, hasta que se sustanciase el concurso respectivo. La funcionaria, que estuvo en la foto de familia del nuevo gabinete de Cultura que el 20 de diciembre se hizo en los jardines del Museo de Arte Decorativo, se fue antes de que su cargo fuera publicado en el Boletín Oficial.

El viernes oficializó su dimisión ante el secretario de Patrimonio Cultural, Américo Castilla, invocando “razones personales”. En realidad, Piñeiro no pudo digerir la nueva situación en la que tendría que tomar decisiones sobre el personal. Esto es, los contratos que la ex titular del área Teresa Parodi, a quien la une una amistad, firmó sin control, así como los llamados “ñoquis” que se encontró la nueva gestión.

culturaLiliana Piñeiro fue, junto con Marcela Cardillo, una de las candidatas del concurso del Museo Nacional de Bellas Artes que ganó Andrés Duprat. Trabajó además, por pedido de Parodi, codo a codo con Javier Grosman, ex hombre fuerte de la ex presidenta Cristina Kirchner, en la programación de artes visuales del Centro Cultura Kirchner. Precisamente, cuando los trabajadores del CCK se manifestaron en estado de asamblea en diciembre último, en defensa de sus contratos que vencían el 31 de diciembre, Piñeiro participó de algunas de esas asambleas, después de estar nombrada como directora nacional de Patrimonio. Eso provocó malestar en las nuevas autoridades de Cultura.

Una fuente irreprochable del Museo Histórico Nacional dijo a Clarín : “Piñeiro renunció porque se sentía desbordada por la función. Y manifestó, además, que no podia hacer frente a la gestión que le habían propuesto”. Apenas le propusieron continuar en la gestión, Piñeiro –que había manejado la Casa del Bicentenario, una de las instituciones culturales que acogió varias muestras de homenaje a Néstor Kirchner- canceló su página de Facebook.

Ayer, Clarín quiso hablar con Liliana Piñeiro, para tener su versión, pero a través de un mensaje se excusó de hablar. Del mismo modo, tampoco pudo ser localizado el ministro Avelluto. Mediante otro SMS el secretario Castilla admitió la renuncia de Piñeiro sin más comentarios.

El equipo completo de Cultura estuvo dos días fuera de Buenos Aires en un “retiro de planeamiento”, con vistas a presentar el plan de acción en las próximas semanas.

Dejar una respuesta