El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó hoy nuevamente a Corea del Norte. “Todas las opciones están sobre la mesa”, advirtió después de que el régimen de Pyongyang elevara las tensiones al lanzar un misil balístico que sobrevoló Japón.

“El mundo ha recibido fuerte y claro el último mensaje de Corea del Norte: el régimen ha mostrado su desprecio por sus vecinos, por todos los miembros de Naciones Unidas y por los estándares mínimos de un comportamiento aceptable a nivel internacional”, manifestó Trump en un comunicado publicado por la Casa Blanca.

“Las acciones amenazantes y desestabilizadoras sólo intensifican el aislamiento del régimen de Corea del Norte en la región y entre todas las regiones del mundo. Todas las opciones están sobre la mesa”, sostuvo con firmeza el mandatario.

De esta manera reaccionó el republicano al misil que lanzó hoy el país asiático y que sobrevoló el territorio japonés, lo que generó una escalada de tensión en la región que desató la alarma internacional y una dura reacción de Tokio. Las sirenas sonaron en el norte y millones de ciudadanos recibieron un mensaje del gobierno en su móvil advirtiéndoles que se mantuvieran a cubierto.

A su vez, el tráfico ferroviario fue suspendido temporalmente. “Hay perturbaciones en todas las líneas. Motivo: disparo de misil balístico”, se leía en las pantallas del metro de Sapporo, la principal ciudad de la isla de Hokkaido, en el norte del archipiélago japonés.

Se trata del primer proyectil norcoreano que sobrevuela el territorio de Japón en años. En julio Pyongyang ya probó dos misiles balísticos intercontinentales.

Por su parte, desde Corea del Norte acusaron hoy a Estados Unidos de empujar a la Península de Corea hacia “un nivel extremo de explosión” y de esta manera justifican las “duras contramedidas” tomadas.

Han Tae Song, embajador norcoreano ante las Naciones Unidas en Ginebra, no hizo referencia de forma explícita al último ensayo balístico, pero declaró que la “presión y los actos provocativos” de Estados Unidos solo darán argumentos a su país para adoptar medidas no especificadas.

“Es un hecho innegable que Estados Unidos está llevando la situación en la Península de Corea hacia un nivel extremo de explosión al desplegar grandes activos estratégicos en torno a la península, realizando una serie de ejercicios de guerra nuclear y manteniendo el congelamiento y el chantaje nuclear desde hace más de medio siglo”, sostuvo Han en la Conferencia sobre Desarme en Ginebra.

Dejar una respuesta