En el marco de su gira por Europa, Donald Trump fue recibido en la mañana del miércoles por el Papa Francisco en el Vaticano. La reunión duró unos 27 minutos. Luego intercambiaron regalos y el presidente estadounidense le presentó a su delegación. La misma estaba conformada, entre otros, por Melania e Ivanka Trump, esposa e hija del mandatario respectivamente, y el secretario de Estado Rex Tillerson.

Trump le aseguró al Sumo Pontífice que “es un gran honor estar aquí (en el Vaticano)”, a lo que Francisco respondió que estaba “encantado de conocerlo”. La reunión privada comenzó a las 08:33, hora de Italia, y duró algo más que los veinte minutos que suelen durar las conversaciones del Papa con los mandatarios que lo visitan. Posteriormente, el ex cardenal de Buenos Aires saludó a Melania, y después bendijo un objeto que la esposa del presidente tenía en la mano.

Francisco, por su parte, le entregó sus tres escritos principales: las encíclicas Evangelii Gaudium y Laudato Si, la exhortación Amoris Laetitia y su último mensaje en la jornada de paz. Además, les obsequió el medallón de bronce que regala a muchos jefes de Estado, que representa un olivo que crece entre una piedra partida. Francisco le explicó a Trump que le gusta regalarlo para que los mandatarios sean “unión para la paz”.

El presidente de los Estados Unidos tendrá luego una reunión con el jefe de Estado italiano, Sergio Mattarela, en el palacio del Quirinale, sede de la residencia de la república. Trump llegó a Roma el martes a las 18:30, hora local, y tiene previsto partir hacia Bruselas este mismo miércoles, después de pasar sólo 19 horas en la capital italiana.

Dejar una respuesta