El Gobierno negocia con los gobernadores para que estos presionen a sus senadores e impidan que se apruebe en la Cámara Alta el proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias, votado la semana pasada por todos los bloques opositores.

Son horas claves para la Casa Rosada. El presidente Macri convocó a su “mesa chica”, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; a los coordinadores de Jefatura y del área económica, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui; y al ministro de la Producción, Francisco Cabrera. Estos funcionarios son los principales “operadores” del Ejecutivo en las reuniones con los gobernadores y los senadores opositores.

En el encuentro, según trascendió, se analizaron alternativas frente al proyecto opositor que aprobó Diputados la semana pasada y que debe tratar ahora el Senado, y que resiste el Gobierno, por considerar que afecta seriamente la situación fiscal.

El Gobierno de manera muy explícita pidió a los gobernadores que lo acompañen en la resistencia al proyecto impulsado en Diputados, justificándose en los inconvenientes que esta ley traería, no solo a las arcas de la Nación, sino también para las de las provincias.

Hasta el momento fueron pocos los gobernadores peronistas que acompañan al Poder Ejecutivo. Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manuel Urtubey (Salta), Hugo Passalacqua (Misiones) y Sergio Uñac (San Juan) son por el momento los únicos gobernadores del PJ-FpV que rechazaron el proyecto con media sanción de Diputados. Los dos senadores del bloque opositor por Entre Ríos, respondieron en el período ordinario al jefe de la bancada (Miguel Pichetto), al igual que las dos bancas sanjuaninas.

gananciasEEl gobernador de San Juan, Sergio Uñac, afirmó creer, que el proyecto será aprobado en el Senado, señaló que se debe revisar el modo de financiamiento que se propone, que incluye el reintegro de las retenciones mineras. Agregó que la quita de retenciones “aumentó la cantidad de trabajadores, hubo mayores inversiones y se alargaron la vida útil de los proyectos”.

El mandatario salteño, Juan Manuel Urtubey, ya declaró públicamente no estar de acuerdo con la ley votada en Diputados. Su hermano, el senador Rodolfo Urtubey, como la senadora María Fiore, acompañaron durante el año la postura de Pichetto. El senador salteño ya anunció que su intención será votar a favor de la ley en general y pedir que se le hagan modificaciones.

El senador nacional por Salta, Juan Carlos Romero (Frente Popular Salteño), calificó de “inviable” al proyecto de ley aprobado por la oposición en la Cámara de Diputados que aumenta el mínimo no imponible sobre el que se cobra el Impuesto a las Ganancias y que crea nuevos tributos para compensar el déficit fiscal.

“Es muy difícil aumentarle los gastos a un presupuesto y bajarle los ingresos”, aseguró el senador en diálogo con La Radio de Todos. A su vez, calificó de “poco serio” el restablecimiento de las retenciones a la minería que habían sido eliminadas a principio de año por el presidente Mauricio Macri. Desde Casa Rosada cuentan como propio el voto del ex gobernador salteño.

Los salteños Juan Carlos Romero y el Gobernador Urtubey estan en contra de la ley

Por su parte, los gobernadores opositores no peronistas, entre los cuales el Gobierno sumó varios respaldos, pero al igual que con los que pertenecen al PJ-FpV, no en todos los casos cuentan con representación en la cámara. Se trata de Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), el cordobés Juan Schiaretti y de forma parcial Miguel Lifschitz (Santa Fe).

En Neuquén, dos senadores pertenecen al Movimiento Popular Neuquino, partido del gobernador, si bien una de ellas, Lucila Crexell, mantiene una fuerte enemistad con Gutiérrez justamente por haberse opuesto a un proyecto de Cambiemos.

El tercer legislador neuquino, es el kirchnerista Marcelo Fuentes, acusado por el bloque de Cambiemos en el Senado por ser el que “trabó” el avance de la reforma electoral. Desde el oficialismo dan por descontado el voto de Fuentes a favor de ley.

El caso de Córdoba genera muchas dudas al oficialismo, ya que en las últimas horas de produjo un distanciamiento entre Juan Schiaretti y José Manuel De la Sota. El gobernador cordobés reiteró su postura a favor de lo que pide el Gobierno nacional respecto de la modificación del Impuesto a las Ganancias. En cambio De la Sota es aliado político de Sergio Massa. El voto cordobés puede ser dividido.

El apoyo del gobernador rionegrino apenas le sirve al gobierno como un gesto. Dos bancas responden al PJ-FpV, incluido su competidor en las últimas elecciones, el jefe del bloque opositor, Miguel Ángel Pichetto. La tercera es Magdalena Odarda que, a pesar de pertenecer a la Coalición Cívica, es crítica del gobierno de Cambiemos. No hay ninguna certeza por este lado.

El jefe de la bancada PJ-FpV en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, ya declaró que escuchará la postura de todos los gobernadores peronistas y a partir de eso decidirán los pasos a seguir. De recibir Pichetto el guiño de los mandatarios para avanzar con el proyecto, a la oposición le sobran los números para dar con la sanción definitiva.

Gobernadores y senadores peronistas

Son horas decisivas para Mauricio Macri, que aspira a, por lo menos, “retrasar” la definición. Si el Senado agrega modificaciones el proyecto vuelve a Diputados. El Presidente no quiere pagar el costo político de tener que vetar la ley, si sale tal cual se votó en la Cámara Baja. Los llamados, las reuniones y mensajes no paran y esta situación seguirá así hasta la hora que se comience a tratar el proyecto en el Senado.

Dejar una respuesta