El Gobierno finalmente dio luz verde a un aumento en los combustibles. El incremento será de 7% en naftas y de 5,5% en gasoil. Comenzará a regir desde el domingo. Algunos creen que será a la madrugada de ese día y otros estiman que será por la noche, con vigencia desde el lunes.

Si bien el importe de naftas y gasoil es decidido por la industria, el ministerio de Energía, Juan José Aranguren, monitorea un acuerdo firmado por el sector. En ese acuerdo, se establece que la variación en los combustibles depende de una serie de factores: el valor del peso frente al dólar, la cotización del barril de petróleo crudo internacional y las variedades que se producen en el país.

Según el Gobierno, el aumento de enero fue un reconocimiento por la suba de costos de 2016. Este incremento sería el primero que las petroleras cobrarían a cuenta de las operaciones de este año.

En YPF, que viene con balances sin números positivos, estaban esperando ansiosos por este aumento. Pero en Jefatura de Gabinete venían pensando en indicarle al ministro Aranguren que no lo aplique. Eso generó tensión entre la empresa y el ex número uno de Shell en el país.

La demanda de naftas viene en aumento. En abril, creció un 8% en relación al mismo mes del año pasado y en mayo, superó en un 9% al registro de 2016. Eso hace creer a la industria que los consumidores ya incorporaron el precio vigente y les resulta menos caro que otros.

Dejar una respuesta