Mark Zuckerberg, presidente ejecutivo de Facebook, se ha dedicado a construir relaciones con líderes chinos, entre ellos, el presidente Xi Jinping. Ha visitado el país en varias ocasiones para reunirse con los principales ejecutivos de Internet allá. Incluso se ha esforzado por aprender mandarín.

Puertas adentro de Facebook, el trabajo para entrar en China es mucho más profundo.

La red social ha desarrollado discretamente un software para suprimir las publicaciones que aparecen en la página de inicio de los usuarios en zonas geográficas determinadas, según lo que explican tres empleados y ex empleados de Facebook, quienes pidieron permanecer en el anonimato porque la herramienta es confidencial. Esta característica se creó para facilitar la entrada de Facebook en China, un mercado donde la red social ha sido bloqueada, afirmaron las personas entrevistadas. Añadieron que Zuckerberg respalda y defiende este trabajo.

Facebook ya ha restringido su contenido en otros países, como Pakistán, Rusia y Turquía, de conformidad con las prácticas habituales de las empresas estadounidenses de internet, las cuales generalmente cumplen con los requisitos gubernamentales de bloquear cierto contenido después de su publicación.

No será Facebook quien intente suprimir las publicaciones, sino que ofrecerá un software que le permitirá a un tercero, en este caso probablemente su socio chino, monitorear las historias y temas populares que emerjan mientras los usuarios los compartan en la red, explicaron los trabajadores a quienes entrevistamos.

El proyecto es un ejemplo de cuán dispuesto estaría Facebook a comprometer una de sus principales misiones: “hacer el mundo más abierto y conectado”, para lograr entrar a un mercado de 1,4 mil millones de chinos.

can-facebooks-mark-zuckerberg-make-inroads-in-chinabookEste software de supresión ha generado polémica dentro de Facebook que, por otro lado, ha recibido muchas críticas después del inesperado resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el cual provocó cuestionamientos sobre las noticias falsas en las redes sociales. Algunos empleados involucrados en el proyecto se han ido de Facebook después de expresar sus dudas acerca del software, de acuerdo con empleados y exempleados.

Una portavoz de Facebook explicó: “Hemos venido anunciando desde hace mucho nuestro interés en China, así que estamos dedicando tiempo para entender y aprender más acerca de este país”. Añadió que la empresa no ha tomado decisiones sobre el enfoque con el que se presentará en China.

El clima actual para las empresas de internet en aquel país quizá no sea favorable para Facebook. En agosto, el gigante de servicio de transporte privado Uber abandonó una costosa batalla por incursionar en aquel mercado y vendió su negocio en China a su rival Didi Chuxing. En términos generales, China ha reestructurado y reforzado sus controles sobre el internet durante el gobierno del presidente Xi, se ha concentrado en celebridades influyentes de los medios sociales y ha añadido revisiones a sitios populares de videos en línea.

Por su parte, algunas autoridades responsables de la política tecnológica de China están considerando la idea de que Facebook opere en el país. Esto legitimaría el estricto estilo de manejo del internet en China y, si se realiza de acuerdo con las normas oficiales, facilitaría el rastreo de las opiniones políticas que parezcan problemáticas. No obstante, aún hay resistencia al proyecto en los niveles más altos del liderazgo chino.

Durante el verano, varios empleados de Facebook que trabajaban en esta herramienta de supresión abandonaron la compañía, según algunos empleados y exempleados. Internamente, muchos empleados cuestionaron el proyecto, así como sus pretensiones, durante un foro interno en julio y se convirtió en tema de una de las sesiones semanales de preguntas y respuestas que Facebook organiza los viernes por la tarde.

Zuckerberg estuvo en el evento y respondió una pregunta de la audiencia sobre esta herramienta. Explicó a los asistentes que los planes de Facebook en China estaban en ciernes. Sin embargo, según algunos empleados que acudieron a la sesión, también mantuvo un tono pragmático acerca del futuro.

“Para Facebook, es mejor ser parte de una conversación activa, incluso si esta conversación no puede ser plena aún”, afirmó Zuckerberg, de acuerdo con los empleados.

Dejar una respuesta