Una triste noticia se dio a conocer en la jornada de hoy en Buenos Aires. A los 94 años falleció el humorista Juan Carlos Colombres, conocido artísticamente como “Landrú”.

El genial Landrú murió en Buenos Aires, en su casa del barrio de Retiro. El deceso del genial humorista gráfico nacido bajo el nombre de Juan Carlos Colombres se conoció a través de su fundación.

Su ingenio y la original manera en la que reflejó la realidad social, política y cultural le valieron el reconocimiento popular. Durante 60 años a través de sus dibujos y humor nos regaló una genial interpretación de la realidad argentina.

Landrú había nacido un 19 de enero de 1923 en Buenos Aires. Aunque su familia era originaria de Tucumán. Pertenece casi a la misma generación de otros genios del humor y la caricatura como Joaquín Lavado (Quino), Lorenzo Amengual, Guillermo Mordillo, Copi, Lang y Oski, entre otros.

Sus primeros dibujos los firmó como JC. Colombres, siguió firmando como J.C. y posteriormente elige el seudónimo Landrú porque el humorista Faruk le asemeja físicamente con el célebre asesino serial de mujeres francés Henri Désiré Landrú, este apodo fue adoptado, según contó a una revista porque nació el día en que guillotinaron en Francia al asesino Landrú.

La obra de Landrú se caracteriza por una elaborada burla a ciertos modos masificados de “pensar” característicos de la sociedad argentina del siglo XX y de lo que va del presente siglo, su burla es básicamente una ironía a la vez sutil y descarnada en la cual critica a todos los niveles sociales, para ello ha creado una serie de personajes paradigmáticos: “Tía Vicenta”, “El Señor Porcel”, “El Señor Cateura”, “Rogelio el hombre que pensaba demasiado” y “María Belén y Alejandra”.

Este humor escrito se ve enriquecido por la erudición que caracterizó a Colombres, lo que le permitió utilizar diversos niveles de escritura o recurrir a los arcaísmos, a esto se sumaba un profundo y exhaustivo conocimiento de la realidad política nacional e internacional.

Dejar una respuesta