El acuerdo por la importación de carne de cerdo de Estados Unidos a la Argentina que cerró Mauricio Macri con el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, generó gran debate y furia por parte de los productores nacionales. La Federación Agraria, mediante un duro comunicado, manifestó que “es un error” que el país “sea un supermercado del mundo”, al tiempo agregaron que no quieren “ser depósito de las sobras”.

“El mensaje del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, es que quiere que Argentina pueda ser el supermercado del mundo. Esto es totalmente contradictorio con la decisión de importar carne de cerdo desde Estados Unidos”. De esta manera comenzó el comunicado que envió la entidad agraria que llevó un título aún más duro, ya que considera un “error” el plan de la administración nacional de convertir al país en un supermercado global.

Además, la organización señaló que el Gobierno “ataca” a los productores, porque la importación ataca a las economías del interior del país, que son las generadoras de “empleo directo e indirecto (…) a través de muchísimas actividades conexas”.

“Tampoco se puede decir que esta medida pueda servir para mejorar los precios que pagan los consumidores por este producto, porque desde el 2015 a la fecha, la importación aumentó un 235 % y no hubo impacto en los precios en góndola”, sostuvieron desde la Federación Agraria, y resaltaron: “Sí hubo una profundísima afectación para los productores chancheros”.

Para la entidad, que participó de la Mesa de Enlace durante el conflicto entre el campo y el gobierno de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2008, la competencia es “desfavorable” para los productores nacionales, teniendo en cuenta que la producción en Estados Unidos está subsidiada, “mientras que en la Argentina la presión tributaria es enorme”.

Además, la organización agraria informó que están preocupados por una cuestión sanitaria, porque en norteamérica existe el “síndrome de pie azul”, del cual “Argentina está libre”. “Abrir la importación podría implicar un riesgo”, aseguran.

“No queremos ser depósito de las sobras de ningún otro país”. Con esta frase, la Federación Agraria concluyó el duro comunicado.

Dejar una respuesta