Tras la eliminación de la Copa Libertadores, los dirigentes xeneizes buscarán darle a Guillermo Barros Schelotto lo que tanto les pidió: futbolistas de jerarquía.

“Había que resolver todo en 10 días porque debíamos entregar la lista a la Conmebol. Nos pedían cualquier precio y teníamos el impedimento de que no podía llegar futbolistas que habían jugado la Copa Libertadores”, se excusó un dirigente de Boca en diálogo con el diario Olé. Claro, obvió una parte importante: entre los cuartos de final y la semifinal tuvieron más de un mes para negociar y no le pudieron traer ninguno de los nombres importantes que pidió Guillermo Barros Schelotto. Ahora, tras la dura eliminación frente a Independiente del Valle, la historia cambió rotundamente.

barros schelotto  2El Mellizo anhela jerarquizar el plantel: para eso, pidió un defensor central, un volante central y un extremo, aunque también sugirió que sería bueno traer un arquero de peso que pueda pelearle el puesto a Agustín Orion. Y los dirigentes tomaron nota (¿lo harán?). Más allá de los puesto, ¿cuáles son los nombres propios que manejan en el club xeneize para salir al mercado de pases por segunda vez en poco tiempo?

Para la zaga central, con un Cata Díaz que no sabe si continuará en el club y con un Juan Manuel Insaurralde que no rindió, Guillermo intentará cumplir su gran anhelo: Gustavo Gómez. Claro, la primera vez que lo fueron a buscar Lanús, que también manejaba un interés de Europa, pidió una fortuna. El valor, de todas formas, sigue siendo el mismo: cuatro millones de euros por la mitad del pase.

Otra opción que maneja la dirigencia es el defensor uruguayo Diego Polenta, de Nacional de Uruguay, que puede jugar tanto de central como de lateral por izquierda. Lo curioso es que también lo busca River. El representante no le cerró la puerta a ninguno: “Quiero que juegue en uno de los dos grandes de la Argentina”. Vale recordar que Boca también incorporó en esa posición a Santiago Vergini, quien llegó muy cerca de la semifinal y no pudo estar bajo las órdenes del cuerpo técnico.

Algunas versiones periodísticas indican que el único nombre propio que surgió en la reunión de ayer entre los Barros Schelotto y Daniel Angelici, presidente del club, fue el del defensor chileno Leandro Jara. Sin embargo, el agente del futbolista, Alan Silberman, se encargó de cerrar la puerta a cualquier negociación: “Hace varias semanas que se habla de que Boca lo quiere, pero ahora no es posible. Puedo confirmar que la Universidad de Chile no va a transferirlo”.

La lista de posibles arqueros es amplia, con opciones para todos los gustos. Agustín Marchesín sería la mejor opción para Guillermo, quien ya lo conoce de Lanús. Pero su situación lo torna imposible. Por eso, surgieron dos opciones de peso: Sergio Romero (el arquero de la selección argentina, que ahora está en Manchester United, aunque con futuro incierto) y Willy Caballero (ex Boca, quien no será tenido en cuenta por Pep Guardiola en el City). En las últimas horas, se posicionó una nueva alternativa: el uruguayo Fernando Muslera, del Galatasaray turco.

Aún no se manejan opciones (al menos públicamente) para reforzar el mediocampo y la delantera.

Dejar una respuesta